domingo, 12 de junio de 2011

Luis Cernuda 1902-1963: En Mexico

Tras los pasos de Luis Cernuda por el mundo
Rivero Taravillo publica la segunda parte de la biografía del poeta

RECORRIDO. Para escribir “Luis Cernuda. Años de exilio (1938-1963)”, el traductor viajó a París, Gran Bretaña y Estados Unidos (Foto: YADIN XOLALPA EL UNIVERSAL )
Enviar por email
Reducir tamaño
Aumentar tamaño
Imprimir

Martes 24 de mayo de 2011 Yanet Aguilar Sosa | El Universalyanet.aguilar@eluniversal.com.mx
Comenta la Nota



Conversaciones con Salvador Alighieri, el mexicano de quien Luis Cernuda se enamoró perdidamente; correspondencia inédita que el poeta andaluz mantuvo con Salvador de Madariaga, y una grabación para la BBC de Londres sobre poesía inglesa, son parte de los hallazgos con los que el lector se encontrará en Luis Cernuda. Años de exilio (1938-1963), segunda y última parte de la biografía escrita por el filólogo y traductor español Antonio Rivero Taravillo.

Aunque en la primera parte de esa biografía, también publicada por Tusquets con el título Luis Cernuda. Los años españoles (1902-1938), Rivero Taravillo hizo un trabajo más cercano del poeta, en esta segunda parte se impuso la distancia y objetividad total.

Rivero Taravillo no puede negar que hay una empatía entre biógrafo y biografiado, pero en esta entrega apostó por la objetividad y la distancia. “No se trata de presentar una imagen idílica de santo, sin ningún tipo de matices; el lector no se va a encontrar con una agiografía, sino con un estudio riguroso que pretende mostrar la relación tan grande entre vida y obra de un gran poeta”.

Para el estudioso, que está en México para presentar antes que en Sevilla la conclusión de esta biografía, Cernuda es el mayor ejemplo “de identidad indisoluble entre vida y obra” y sin duda, es el único de la Generación del 27 que fundió el vivir con el crear, hasta el punto de que “el hombre quedó muchas veces anulado por el ser que creaba”.

Los años en México

Para contar la historia completa de Cernuda, Antonio Rivero Taravillo viajó a París, Gran Bretaña y Estados Unidos, lugares en los que vivió el poeta andaluz nacido en Sevilla en 1902; la finalidad era seguir los pasos de Luis Cernuda fuera de España, producto del exilio.

El filólogo y traductor español que ha dedicado más de 11 años al estudio del andaluz, asegura que ha caminado los pasos del poeta y le ha pisado los talones para tratar de entenderlo, para saber por qué, luego de residir en varios países decidió quedarse en México.

Recuerda que en Gran Bretaña, Cernuda estaba inmerso en una tradición y en lengua ajena, que representaba dificultad y que lo hace salir rumbo a EU. “Dejó atrás esos países donde imperaba el mercantilismo, lo fabril y lo economicista; y llegó a México, un país en el que sus valores o su forma de comportarse están más cerca a su forma más indolente de ver el mundo y menos pendiente de la producción de la fábrica y del dinero. Aquí se encontró muy a gusto”.

Los llamados años mexicanos que fueron los últimos 11 años de vida del poeta y que representan la mitad de las páginas de este libro, son determinantes para Luis Cernuda, pues dice Rivero Taravillo, que “otra vez la lengua vuelve a él o él vuelve a la lengua; vuelve a tener un momento de plenitud personal”.

Hace un año, cuando Rivero Taravillo vino a México en busca de los pasos de Cernuda y fue a visitar el Panteón Jardín, como dio cuenta EL UNIVERSAL el 14 de febrero de 2010, el biógrafo español entendió porque Cernuda se quedó aquí. “En estos días hace la misma temperatura que en Sevilla, hay una especie de relación por la cual se despiertan sensaciones y recuerdos; estoy seguro que Cernuda en sus paseos por México recordaba la luz, el sol, el canto de los pájaros de Andalucía y Sevilla”.

Rivero Taravillo aseguró que en este sentido “el exilio fue menos exilio y de alguna forma se sintió mexicano por extensión del mundo al que pertenecía que era el mundo de la lengua española, el mundo de un sur más ideal que geográfico, un lugar donde el hombre tiene una dimensión diferente y no es un engranaje de esa máquina que él siempre abominó de los países donde todo es mercado y producción”.

Capítulo cerrado

En estos años, Rivero Taravillo no sólo ha reunido el archivo más importante que se conozca sobre Cernuda, el poeta que fue pieza fundamental de la Generación del 27, al lado de Federico García Lorca, Emilio Prados y Manuel Altolaguirre, también ha escrito la biografía más ambiciosa de Cernuda, pues entre los dos tomos son unas 850 páginas.

Como buen estudioso, reconoce que hay cartas escritas por Cernuda que aún no se han publicado y que él no pudo hallar, pues o se extraviaron o los dueños no han hecho publicas.

Lo que celebra es la simetría del destino: “Estamos presentando el segundo tomo de la biografía aquí en México, donde murió, antes que en Sevilla, donde nació; se cierra un bucle y hay una especie de justicia poética donde la tierra que lo acogió y donde murió en el año 63 sea el que tenga noticia de esa reconstrucción de la vida de Cernuda”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada