domingo, 26 de junio de 2011

Se todo lo que puedas ser, John C. Maxwell ¡SÍ, PUEDES!

Se todo lo que puedas ser, John C. Maxwell
¡SÍ, PUEDES!
Siempre he tratado de transformar las situaciones problemáticas en oportunidades para poner en práctica alternativas
creativas. Hace un tiempo, un día de mucho calor, mi esposa Margaret y yo viajábamos por una región rural de Ohio, y
teníamos mucha sed. El restaurante de comidas rápidas donde nos detuvimos tenía hielo, pero no tenía coca dietética. La
solución que se me ocurrió era que me dieran allí un vaso con hielo, y comprar una lata de Coca en un negocio cercano. Me
parecía muy fácil cuando hice el pedido, pero la jovencita que estaba en el mostrador me dijo, con gran convicción: “Lo siento,
no puedo hacer eso”. Sin duda tenía una mentalidad de “no puedo” que debía ser reprogramada.
La miré a mi vez, sonreí, y le dije: “¡Sí, puedes!” El rostro se le iluminó y me respondió: “¡Perfecto!” En una respuesta
positiva y enérgica, me trajo un vaso con hielo. Lo único que necesitaba era que yo le diera mi permiso para responder a una
alternativa creativa.
Lo único que esa jovencita necesitaba era alguien que la alentara, alguien que le dijera: “Sí, puedes”. Lo que quiero para
este libro es que le dé a usted ese espíritu de “sí, puedo”, para su vida.
Lo segundo que quiero que este libro logre es darle a usted algunos principios para el éxito, que verdaderamente funcionan.
Sabe, hay principios para el éxito y principios para el fracaso. Hay un simple proceso de aplicar estos principios para el éxito,
que consiste en cuatro pasos: conocer, mostrar, ir y crecer. Primero hay que conocer los principios; después, hay que
mostrarlos en la práctica. Debemos ser modelos de estos principios para otros, dado que la gente tiene que verlos. Eso es aún
más importante que escucharlos. El “ir” es la experiencia. Hay que arremangarse, salir al campo y experimentarlos. A medida
que usted crece, evalúese. Pregúntese: “¿Estoy progresando? ¿Realmente se están convirtiendo en parte de mi vida estos
principios? ¿Es algo tan natural para mí como respirar? ¿Se están transformando en algo natural para mí?” Quiero compartirle
principios que lo ayuden a crecer, tanto en su vida cristiana como en su liderazgo.
Tercero, quiero dar herramientas a aquellos que están en posiciones de liderazgo. Cuando hablo de herramientas, hablo de
información. La información es poder, y toda persona tiene influencia. Eso es el liderazgo; y cuanta más información
tengamos, más poder tendremos en nuestro liderazgo. Cuanta más información impartamos a los demás, más podremos influir
en ellos en forma positiva.
Quiero que usted tome el material que le doy y lo pase a otra persona. No sirve de nada si solo lo asimila usted. Debe ser
compartido.
La cuarta meta de “Sé todo lo que puedas ser” es ayudar a desarrollar líderes cristianos que marquen una diferencia. Me
interesa plantearle un desafío. Si no tenemos desafíos, no cambiamos. ¿Sabe usted cuál es la diferencia entre líderes,
seguidores y perdedores? Los líderes crecen con los desafíos. Los seguidores luchan con los desafíos. Los perdedores se
esconden de los desafíos. Yo deseo que usted crezca con este material. Quiero que sea como una banda elástica; no es útil si no
se estira.
La última meta que tengo para este libro es que le ayude a desarrollar actitudes sanas y gozosas. Sabe, la mayoría de
nuestros problemas están en nuestra cabeza. No es lo que nos sucede a nosotros; es lo que sucede dentro de nosotros. El gozo
es una consecuencia de seguir los principios correctos.
Hace unos meses, mientras iba en un avión, leí Juan 15. Entonces llegué a las palabras de Jesús en el versículo 11: “Les he
dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa”. Estas palabras saltaron de la página para mí, y comencé
a comprender que Jesús hablaba a sus discípulos, a los cristianos, y que básicamente les decía que aunque habían estado con él
durante tres años, existía la posibilidad de que no tuvieran un gozo continuo en sus vidas. Les decía que el gozo y la felicidad
se harían reales solo si ponemos los principios correctos en práctica. Lo que comparto con usted en este libro, lo comparto
porque quiero ayudarle para que sea un cristiano gozoso y fructífero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada