sábado, 4 de junio de 2011

Joseph Razzinger

¿Es verosímil pensar que la elección del cardenal Ratzinger para papa estuvo dirigida por un grupo de cardenales apoyados por algunos movimientos eclesiales, con la condición de que el elegido como Benedicto XVI beatificase a su predecesor?

El periodista Vicente Clavero deja implícito al lector de su novela "Santo serás" la respuesta a esta pregunta, a la que le va llevando paulatinamente a través de las relaciones profesionales de una periodista, Jara Berrocal con un "monsignore" (para ella desconocido) de la curia vaticana quien le va filtrando una serie de noticias que se terminarán confirmando como auténticas.

Publicada por "Ediciones B", coincidiendo con la beatificación de Juan Pablo II, la novela describe las interioridades del Vaticano, los posicionamientos de las distintas tendencias de la curia en torno al cónclave, y los movimientos y estrategias de poder sobre los posibles candidatos al trono de Pedro.

Junto a esta historia novelada de los acontecimientos que llevaron a Ratzinger a ser el papa que luego, por primera vez en la historia y con una celeridad inusitada, beatificaría a su antecesor, "Santo serás" es también una radiografía de las redacciones de los medios de comunicación.

Por las páginas de la novela desfilan los celos y las envidias profesionales, las tantas veces difíciles relaciones con los portavoces de las instituciones y con las fuentes informativas y la utilización, por estas, de los periodistas unas veces engañados y las más, dejándose utilizar en aras de la primicia o la exclusiva.

Clavero que se ha documentado en las noticias y crónicas periodísticas que se fueron escribiendo diariamente sobre la agonía y muerte de Juan Pablo II hasta la proclamación de Ratzinger como papa, mezcla la ficción con la realidad incluso de sus personajes, la mayoría reales y a los que cita con nombre propio.

Y así, con hechos reales narrados a través de la trama periodística del trabajo de Jara, novela la historia de aquellas casi cuatro semanas que transcurren desde finales de marzo hasta el 24 de abril de 2005, en la que el nuevo papa celebró la primera misa solemne, segunda de su pontificado, en la plaza de San Pedro.

El escritor ha expresado su convencimiento "personal y documentado" de que cuando se inauguró el cónclave todo estaba ya casi "cocinado" para la elección de Ratzinger, y que el cardenal prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe dejó hacer "con mucho gusto", a los grupos de cardenales que eran partidarios de su elección y defensores de no provocar una ruptura con el legado de Juan Pablo II.

El asunto fue muy rápido. La mayoría de los electores proclamados cardenales durante el mandato de Juan Pablo II no deseaban una ruptura con su legado. Fue uno de los cónclaves más breves de la historia y -descartado el cardenal Martini- el futuro Benedicto XVI fue elegido papa en la segunda jornada y en la cuarta ronda de votaciones.

Josep Ratzinger, Angelo Sodano, Stanislaw Dziwisz, Georg Gänswein, Joaquín Navarro-Valls, Eduardo Martínez Somalo, Carlo María Martini, Antonio María Rouco, Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, Chiara Lubich... "son nombres que he tomado prestados -dice el autor al cerrar su novela- para reforzar la verosimilitud de esta obra. Sus perfiles, en general, responden a la realidad".

Y aunque no ocurre lo mismo con otros personajes, como los periodistas, colocados en las situaciones más convenientes para la trama y anteponiendo la libertad de creación al rigor histórico -reconoce Clavero- "la abundante documentación manejada por el autor lleva a la misma conclusión que probablemente saquen los lectores de la novela".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada