sábado, 4 de junio de 2011

Contar Historias: Muy Importante: Nunca van solas

En mis continuos rastreos de noticias, posts, preguntas y comentarios, detecto una creciente curiosidad por el Storytelling en el mundo empresarial español. Parece ser que el tema está de moda. Y me alegro, porque eso quiere decir que nuestro libro verá la luz en un momento muy oportuno.

Dicho esto, me llama la atención que la mayoría de artículos que encuentro están enfocados a la recopilación de anécdotas, experiencias y testimonios para usar a modo de ilustración en sus campañas de marketing y publicidad.

Me parece una lástima limitar las infinitas posibilidades del Storytelling de esta manera. También creo que se debe a un desconocimiento del valor real de las narrativas. En mis / nuestras manos está aportar una visión más amplia y profunda.

Los seres humanos damos forma a nuestras experiencias a través de historias. Unimos los hechos mediante relaciones de causa y efecto, valoraciones morales, etc. para dar sentido al mundo que nos rodea. Luego compartimos estas visiones con otras personas en busca de comprensión y conexión. Reconocemos al otro como un igual por tener una manera similar a la nuestra de explicar la realidad.

¿Cómo podemos, pues, hacer uso del Storytelling en nuestra empresa?

Para empezar, podemos invitar a nuestros equipos, clientes y proveedores a compartir sus historias. En lugar de preguntarles por definiciones y valores asociados a nuestra marca, pidámosles que nos cuenten sus experiencias en áreas concretas. Escuchemos qué nos cuentan y compartamos sus historias (y las nuestras).

Y sobre todo, creemos espacios donde escuchar y contar historias y no dejemos que se mueran en la máquina del café.

Para haceros una idea, éstas son algunas de las áreas de aplicación del Storytelling en la empresa:

Gestión del conocimiento: ¿y si prescindiéramos de los manuales del empleado? ¿Y si compartiéramos nuestras experiencias de fracasos y éxitos? El Storytelling es una manera más económica y amena de transferir el conocimiento.


Gestión del cambio: todos nos resistimos a las novedades porque estamos programados para la preservación. El Storytelling nos ayuda a descubrir y tejer el hilo entre pasado, presente y futuro para que éstos formen una unidad coherente con tránsitos suaves y ecológicos.


Transmisión de valores: los valores, mientras sean una mera lista colgada en la web, o en la pared de nuestro despacho, son huecos. Además, si decimos: “somos transparentes”, damos lugar a la incredulidad. En cambio, si compartimos los relatos sobre momentos decisivos para nuestra empresa, nuestra audiencia percibirá cuáles son nuestros valores sin necesidad de cuestionarlos. Si queremos que nuestros equipos compartan los valores clave, mejor creemos una historia en la que ellos puedan participar.


Creación de marca (Branding): ya lo dijo Tom Peters en su presentación “The Power is the Story” (enlace al archivo Powerpoint): “Story > Brand”, y es que nuestra historia forma el origen de nuestra marca.


Comunicación interna / externa: vivimos en la era del conocimiento, pero los datos, sin emoción, no llegan a nuestros públicos. El Storytelling otorga sentido a la información para incrementar su pregnancia e invitar al diálogo.


Y sí… también:

Marketing y publicidad: y por último, sí, cuando tengamos claro cuál es nuestra historia, cuáles son nuestras historias, cuando tengamos el marco y el contexto, podemos empezar a compartirlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada