sábado, 14 de mayo de 2011

La Terapia Racional emotiva Conductual

TREC es un acrónimo para Terapia Racional Emotiva Conductual (REBT, por sus siglas en inglés), una forma de psicoterapia creada por Albert Ellis en el año 1955. Se considera a Ellis un importante teórico de la terapia cognitiva, al igual que a Aaron T. Beck.

El modelo se basa en el concepto de mediación cognitiva, expresado originalmente con la frase: "No son los hechos, sino lo que pensamos sobre los hechos, lo que nos perturba", concepto originalmente propuesto por Epicteto, en el siglo I. Su concepción de la génesis de la perturbación emocional se ilustra mediante el modelo A-B-C.
Contenido
[ocultar]

* 1 Concepción psicopatológica
o 1.1 Creencias irracionales
o 1.2 Exigencias absolutistas
* 2 Cambio filosófico profundo
* 3 Distorsiones cognitivas
* 4 Terapia racional emotiva conductual en niños y adolescentes
* 5 Resultados clínicos
* 6 Relación con respecto a la Terapia Cognitiva de Beck
* 7 Véase también
* 8 Bibliografía
* 9 Enlaces externos

[editar] Concepción psicopatológica

El modelo básico de encuadre psicopatológico y clínico se sirve del modelo ABC. Las perturbaciones emocionales pueden ser causadas por creencias, valoraciones y demandas inflexibles (exigencias absolutistas). Además de que las creencias acerca de los acontecimientos pueden perturbar, está claro que la metacognición autorreferida (por ejemplo: "Me siento inquieto, debe ser otro ataque de angustia... Oh, no!" o "Nunca seré feliz, me siento tan deprimido!") puede llevar a la persona a un proceso de "círculo vicioso" donde la perturbación se incremente, al estilo de una bola de nieve.
[editar] Creencias irracionales

Ellis en algún momento enumeró una serie de creencias irracionales, es decir, aquellas creencias que perturban al sujeto y que no le dejan vivir de manera satisfactoria. Esta lista ha dejado de ser un punto de énfasis en la TREC actual, aunque no ha perdido su validez. Algunas de ellas son:

* Ser amado y aceptado por todos es una necesidad extrema.
* Sólo se puede considerar válido el ser humano si es competente, suficiente y capaz de lograr todo lo que se propone.
* Las personas que no actúan como "deberían" son viles y deben pagar por su maldad.
* La desgracia y el malestar humanos están provocados externamente y están fuera del control de una persona.
* Si existe algún peligro, debo sentirme bastante perturbado por ello.
* Es más fácil evitar las responsabilidades y dificultades de la vida que hacerles frente.
* Mi pasado ha de afectarme siempre.

Se ha definido lo irracional dentro de la TREC como el conjunto de aquellas creencias que no conforman con la lógica y al método empírico-analítico, que además no sea funcional para el individuo y sea autoderrotista.
[editar] Exigencias absolutistas

Además de creencias irracionales que pueda tener el consultante, las personas emocionalmente perturbadas se traban en demandas rígidas y absolutistas, que no pueden más que crear necesidades falsas y perturbantes. Estas exigencias versan sobre:

* Uno mismo: "Debo hacer las cosas bien" o "No debo hacer el ridículo".
* Los demás: "Las personas deben tratarme con amabilidad y ser siempre justos conmigo".
* El futuro: "El mundo debería ofrecerme una vida cómoda".

La persona no siempre se da cuenta de que las tiene de forma clara, y menos aún de que son irracionales. Por ejemplo, la exigencia de "justicia" siempre se enlaza con la creencia, sin fundamento, de que "mi concepto" de justicia, de moralidad y de relaciones humanas es la única en el mundo o única correcta, sin que la persona haya examinado si realmente las cosas son así.

Si estas exigencias no se cumplen, surgen una serie de consecuencias, como son el tremendismo, la poca tolerancia a la frustración (PTF) y condena (hacia los demás o uno mismo), ira, culpa, etc.
[editar] Cambio filosófico profundo

El énfasis de la TREC está en el cambio profundo en la filosofía de vida del consultante, y no meramente en una remisión de los síntomas.

* Su concepto humanista de "autoaceptación", basado en calificar a nuestras conductas pero nunca a nosotros como personas. Aunque las conductas pueden ser correctas o erróneas, las personas somos todos valiosas como seres humanos.
* Para la remisión de las demandas Ellis sugería inicialmente a nivel cognitivo el abordaje científico consistente en la discusión empírica, pragmática y lógica, pero de hecho se suman a éste otros abordajes emotivos y conductuales acordes con las características de cada paciente.

[editar] Distorsiones cognitivas

Relacionadas con lo anterior, están las distorsiones cognitivas, que son hábitos de pensamiento falaces, que producen creencias irracionales y que, por tanto, perturban emocionalmente al individuo y lo disponen a conductas riesgosas (por ejemplo, sexo inseguro, o bien recaer en conductas adictivas, como un adicto al alcohol que llega a pensar generalmente "es sólo un trago", o "Esto es una mierda, mi vida no sirve, qué más da!"). Entre ellas están el pensamiento emocional, la personalización, o la condenación (la evaluación global de un ser humano, atribuyendo una "mala esencia" a una persona que, como todos, tiene sus altas y bajas, sus momentos de sentirse bien y los de frustración).De lo contrario se morira el sujeto.
[editar] Terapia racional emotiva conductual en niños y adolescentes

Los terapeutas racional emotivos, al intervenir con los más jóvenes, procuran tomar en cuenta las tareas de desarrollo de sus clientes tanto para la evaluación como para la intervención. Sus técnicas, en lugar de ser sólo modificaciones de diálogo socrático, incluyen actividades y métodos emocionales, cognitivas y conductuales diseñadas dentro de la clínica, de tal manera que se considera una vertiente terapéutica ajustada a estas poblaciones. Ha habido reportes preliminares de éxito y su uso se está extendiendo entre los clínicos, no obstante la necesidad de más estudios de resultado. Parte de la terapia se relaciona con los padres, puesto que son modelos de rol y agentes de reforzamiento. Se utiliza ensayo conductual y desempeño de roles, entrenamiento autoinstruccional, fotocopias con dibujos llamativos o caricaturescos ilustrando conceptos racional-emotivos, "pensar en voz alta", etc.
[editar] Resultados clínicos

Dentro del amplio campo de las psicoterapias de orientación cognitiva conductual, las propuestas de Ellis han sido especialmente útiles en el abordaje de la ira, las frustraciones, la fobia social, la timidez y las disfunciones sexuales. Actualmente el modelo cognitivo-conductual se enriquece con los aportes de muchas corrientes y escuelas, como la Terapia de los Esquemas (Jeffrey Young), el Psicodrama (Jacob L. Moreno) y muchas más.
[editar] Relación con respecto a la Terapia Cognitiva de Beck

Ha habido una amplia influencia mutua entre la TREC y el grupo de A.T.Beck, relativo a teoría y práctica. Hay grandes similitudes, sin embargo existen diferencias no despreciables.

Por ejemplo, la TREC desfavorece cualquier evaluación de sí mismo (puesto que es improbable la identificación de una "esencia" de uno mismo, como si uno fuera fundamentalmente bueno o malo, sólo existen conductas favorables y desfavorables, sociables, funcionales o disfuncionales, etc), mientras que Beck procura lograr "confianza en uno mismo" y "autoestima". La TREC define las emociones respecto a los objetivos y valores de los consultantes, distinguiendo entre emociones negativas apropiadas e inapropiadas, mientras la TC de Beck define emociones positivas y negativas por sí mismas.

Por otra parte, la TREC hace uso de técnicas de refuerzo operante, pero "es escéptica con respecto al refuerzo social. La gente hace muchas veces hace las cosas "correctas" por razones incorrectas" (Lega, et al., 1997). La terapia racional emotiva propone un cambio filosófico profundo que promueve la no-dependencia, favoreciendo los valores autónomos y no contingentes de las presiones de grupo, el refuerzo social.

No obstante, la TREC y la TC contienen propuestas compatibles en gran medida, e incluso hay autores, como David Burns, que integran aportes de ambas escuelas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada