domingo, 15 de mayo de 2011

33 Pasos para Reclamar Tu Poder Interior de Stuart Wide

PASO 32: FUSIÓN

Desde la Búsqueda vamos a la Fusión. La Fusión es algo difícil de explicar. Fusión es una consolidación del poder. Irradiando de tu cuerpo sale una energía que normalmente no es visible a simple vista pero que definitivamente está ahí. El nombre que prefiero darle es “etérica”. Alguna gente le llama el cuerpo sutil. Es más que el cuerpo causal, es la totalidad de la energía electromagnética que fluye de ti, imbuida con el sentimiento total que eres. No se ve normalmente, pero puedes entrenarte para verla si reactivas tu visión periférica.

La visión periférica es, por supuesto, percibida con el ángulo del ojo. Tras miles de años, hemos perdido mucha de nuestra percepción periférica; las células de los lados de los ojos han perdido uso porque no necesitamos esta percepción periférica para mantenernos seguros en el bosque. Puedes despertar esas células durmientes de nuevo a la vida y a la utilidad. Se trata de nada más que constantemente preguntarte a ti mismo ¿Qué hay a mi izquierda, y qué hay a mi derecha?” entonces mira al lado sin mover los ojos. Haciendo esto empiezas a activar los bastones de tus ojos. Te explico.

Hay dos tipos de células en tus ojos. Las centrales, llamadas conos y las de los lados, que son más sensitivas que los conos, llamadas bastones. La visión periférica viene de los bastones. Los bastones son ciegos al color, pero pueden captar lo etérico. Sólo practica. Abre tus brazos a cada lado y empieza a moverlos hacia atrás. Nota cuando comienzan a desaparecer de tu vista. Amplia tú campo de visión mirando a los lados constantemente, y en unos pocos meses, tu visión periférica empezará a volver.

Hablemos un poco del etérico. En una persona normal, el etérico está por todo alrededor. Vuela fuera de ellos, respondiendo a las emociones y a las formas-pensamiento, respondiendo a su energía física. Revolotea como vapor. Pero, a diferencia del vapor, es rápido; se mueve como pequeños relámpagos, y están quemando energía a diestro y siniestro.

Cuando regresas a tu interior, el etérico se consolida. Vuelves a la disciplina intelectual y emocional, al control físico, a través de entenderte a ti mismo en un sentido infinito, y rápidamente el etérico se define. Eso te saca de la emoción tribal, porque tu energía ahora no está permeando a los demás conforme vas caminando por ahí. Hay un lugar definido donde estás, y es diferente y distanciado de donde está cualquier otro. Ahora hay un hueco entre ti y el resto del mundo. La fusión tiene lugar por causa de ese hueco. Tus componentes interiores van juntos y otro definido “clic” tiene lugar.

Justo ahora, muy probablemente, tu diálogo interno es negativo. No es una crítica, pero deja que me explique. A causa de la inseguridad y de la programación que adquirimos en la niñez, y de las experiencias que la personalidad recuerda o ha oído, casi todo el mundo tiene un diálogo interior negativo. Así que a alguien se le ocurre una idea y dice “Creo que organizaré un seminario en tres semanas en tal hotel”. La mente dice: “No, no funcionará, nunca conseguirás el dinero, no puedes hacer que funcione”. Tu te sientes bien, y el ego dice que no te sientes bien. Es la perpetua duda interna.

Hay un punto en este viaje, en la fusión, cuando la Búsqueda adquiere velocidad crítica. Te has procesado a ti mismo, has trabajado tus emociones, has pasado por las molestias de todo ello, has pasado por el proceso de descubrir quien eres. Has disciplinado tu mente durante un periodo de años y de repente una sinapsis tiene lugar. Tu diálogo interior cambia de negativo a positivo.

Es casi como si fueras un campo magnético moviéndose gradualmente hacia atrás de una polaridad a cero y de repente, vas a la otra polaridad, como la energía magnética de la tierra hace a veces. En el punto donde la fusión sucede, este cambio tiene lugar. Eres mayormente espíritu y sólo parcialmente cuerpo físico y personalidad. Eso es lo que la Fusión es. En ese momento, tu diálogo cambiará a ser positivo.

Así que irás caminando y pensando “Haré un seminario en tres semanas. No estoy seguro si funcionará. Me pregunto si habrá suficiente gente. Me pregunto qué va a costar”. Tu diálogo interno dirá “Está bien. Hazlo, funcionará. Invierte” Realmente irá adelante y será totalmente positivo. Intelectualmente, puede que seas cauto, pero ahora el diálogo interno contradice al intelecto. Es más poderoso, y saldrá de un modo totalmente positivo de ver las cosas. Tu intelecto dice “No me siento fuerte hoy”, y el diálogo interno responderá con “Estamos bien, bébete una jarra de zumo de zanahoria”. No hay duda, ni la más ligera inseguridad o miedo. El diálogo sabe.

Incluso cuando el diálogo interno necesite avisarte o mostrarte algo que necesitar ajustar, no lo hace de modo negativo. No dice “Cuidado, cuidado, miedo, miedo, peligro, peligro” Sólo dice: “Procede con cautela” o “Echa un vistazo a los nudos de la cuerda antes de bajar este acantilado”. Tu echas un vistazo a la cuerda y te das cuenta de que no está pasada por el mosquetón. Y piensas, “Bien, son buenas noticias. Debería poner la cuerda en el mosquetón antes de descender este acantilado”.

Fusión es un gran momento. Es el sitio donde experimentas la completa consolidación del poder, donde puedes pararte y decir “Yo soy el que soy y acepto eso”. Y quieres decir eso. Resuena eternamente a través de todos tus sentimientos. No hay parte de ti que diga “No, no lo eres”. Fusión te enseña un mundo enorme que no es visible normalmente. Así que fusión sigue después de que la Búsqueda se ha establecido. Entonces se te une otra energía, una energía diferente, que es creada por la Búsqueda y la Fusión, mezclándose y explotando juntas.

Como dije, la 33 energía no es un paso, es más la conclusión de este viaje entero. Es la energía del Iniciado.

Que Dios te bendiga y guíe tu viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada