jueves, 6 de octubre de 2011

Fredy KOFMAN

Comunicación Estructural
pmc+Estudio
InicioPlanes pmc+pmc+ Asesoramiento
« Psicoanálisis y Marketing en la ComunicaciónEn pmc promovemos ámbitos de trabajo agr »
Fredy Kofman: Vida, conciencia y libertad

Determinación sobre el acto, elección, posibilidad! Escuchá, es sólo 1 hora! http://ow.ly/6GbPk

La elección que plantea Fredy Kofman en cuanto a vivir como ovejas o como tigres, más allá de la metáfora, implica dejar de ser un proyecto de seres humanos para convertirnos en tales. Aquí hay una cuestión radical relacionada a la posibilidad de salir de la interpretación que hacemos del deseo de nuestros padres, aquello que creemos que el otro quiere para nosotros y para lo cual funcionamos, des-responsabilizándonos de nuestros actos y decisiones.

Qué quiere decir esto?

En tanto sujetos, el registro simbólico nos pre-existe, hay un lugar que venimos a ocupar, pre-establecido a priori por otros. Pero la cuestión de base se establece en la decisión de ocupar los lugares que queremos y funcionar acorde a ellos, o bien, a “ser ovejas” como diría Kofman, acomodándonos en los lugares que los otros nos otorgan sin poner en cuestión nuestras posibilidades.

En el nacimiento, elegimos la bolsa o la vida, elegimos quedarnos en la bolsa en la que se nos otorga todo lo necesario sin gasto de energía alguno, frente a lo cual, pasado el tiempo necesario para ello podemos morir, o bien elegimos la vida, la cual implica un movimiento por parte del sujeto, trascendental, en el cual no sólo va a incorporar oxígeno en su organismo, sino que también deberá succionar para alimentarse y no morir. Porque si bien, el cachorro humano, nace desvalido y necesita del otro para sobrevivir, también debe determinarse ante el acto de la vida, haciendo algo con ello.

Es increíble que la mayoría de las personas no dimensionen la importancia de esto, que sin dudas podemos plantearlo cómo la elección más importante que hacemos en nuestra vida. Una vez “elegida la vida”, tememos por las consecuencias de nuestra elección y nos vamos acomodando en los huecos que interpretamos como nuestros lugares a ocupar, que como los consideramos impuestos por los otros, nos vienen bien para no hacernos cargo de nuestras decisiones. Pero es un error considerar que no elegimos, “ovejas o tigres” siempre lo hacemos, la diferencia entre una posición y la otra es el hecho de responsabilizarnos sobre nuestras decisiones o no. Insondable elección del sujeto, que desde la propuesta ética psicoanalítica no está en cuestión. Ética que arriba en la singularidad de cada quién, operando desde ahí y escuchando momento a momento las posibilidades y el qué hacer frente a eso que llamamos contingencias.

Sin dudas que esta ansiedad ante la elección que plantea Kofman, más que con ansiedad propiamente dicha, tiene que ver con la falta de garantías con las que nos movemos, ya que no hay en el universo la certeza de que lo que elegimos produzca el resultado que esperamos. Pero si bien no hay garantías, si hay la posibilidad de hacer algo con esta falta estructural desde la que producimos como sujetos. Sujetos a la palabra, sujetos al “inconsciente estructurado como un lenguaje”.

Hay múltiples caminos para expiar la culpa, existen las religiones que dis-culpan, que nos hacen creer que podemos liberarnos de la responsabilidad inherente en nuestros actos con tan sólo arrepentirnos, introduciéndose el sujeto en un discurso perverso. Del que si se decide, puede salir y hacer algo diferente. Sabiendo que cada acto genera consecuencias y que vivir no tiene que ver con respirar, sino con hacer consciente el mecanismo por el cual ponemos en funcionamiento nuestros pulmones.

Lic. Ernestina Polizzi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada