sábado, 15 de octubre de 2011

Martha Heineman y William J. Pieper Adictos a la infelicidad

Martha Heineman y William J. Pieper Adictos a la infelicidad ofrecerle ayuda cuando tropieza y se cae, nosotros sabemos que la adicción a la infelicidad puede hacer que los cambios sean difíciles y las recaídas sean inevitables. Estaremos a su lado durante todo et viaje, incluso en los momentos en los que flaquea y pierde el entusiasmo y no sabe por dónde seguir. De hecho, uno de nuestros objetivos principales es enseñarle por qué ha sido tan difícil seguir avanzando y mostrarle cómo transformar los problemas en oportunidades de crecimiento. Con esta perspectiva, descubrirá que dentro de usted tiene el poder de cambiar su vida para mejor y para siempre. Puede que usted sea un lector sin ningún problema en especial en la vida pero le interese la psicología y quiera comprenderse mejor a si mismo y a los demás. También hemos escrito este libro para usted y esperamos que le ayude y le proporcione la información que busca. El origen de Adictos a la infelicidad Todo el mundo nace con la capacidad suficiente para disfrutar de una vida feliz y plena, pero a la mayoría les resulta difícil llegar a desarrollar totalmente ese potencial. Hace muchos anos nos propusimos descubrir por qué la gente no tiene la vida que quiere y qué se podría hacer para ayudarles. Otros investigadores, después de estudiar la insatisfacción constante de muchos adultos, erróneamente, sacaron la conclusión de que en el momento del nacimiento los recién nacidos ya poseían esos rasgos tales como egoísmo, agresividad hacia los demás o incapacidad de regular su apetito, que iban a hacer que su vida de adultos fuera tan poco agradable. Esta percepción errónea del recién nacido ha provocado daños incalculables. Por ejemplo, ha hecho que los expertos aconsejen a los padres que borren los rasgos de carácter no deseados a una edad temprana, haciendo que los niños se comporten como adultos en miniatura. Pero exigir a los niños demasiado puede enseñarles a esperar siempre demasiado de si mismos y de los demás, y ser la causa de que sus vidas de adultos sean difíciles e insatisfactorias. Nuestra consulta clínica y nuestras investigaciones, junto con nuestra experiencia como padres de cinco hijos, nos han enseñado que en realidad todo recién nacido llega al mundo siendo optimista: solo quieren amar y ser amados. Pero la cuestión seguirá estando ahí:¿Qué hace que los recién nacidos se conviertan en adultos con dificultades para sentirse bien consigo mismos, para tener relaciones mutuamente satisfactorias, para trabajar eficazmente y, en general, para disfrutar de la vida? La respuesta surgió cuando descubrimos la forma única de ver et mundo que tienen los recién nacidos y los niños y, en concreto, cual es su forma de evaluar la calidad de la crianza que reciben. Descubrimos que todos los recién nacidos nacen con la creencia de que sus padres son los cuidadores perfectos y que solo quieren lo mejor para ellos. Todos los recién nacidos también quieren y necesitan ser iguales que las personas que los quieren y los cuidan. Y así, cuando algún adulto importante para el niño no está nunca disponible o, siguiendo un mal consejo, pone demasiadas expectativas en sus hijos, ellos no pueden por menos que relacionar, inconsciente pero firmemente, la infelicidad que sienten con et hecho de amar y ser amados. Como consecuencia, sin darse cuenta de ello, periódicamente intentan lograr la felicidad volviendo a reproducir esa infelicidad en ellos mismos. Esta confusión de la infelicidad con la felicidad persiste hasta la edad adulta y es la responsable de la adicción a la infelicidad que puede minar nuestra intención consciente de buscar solo la felicidad y la plenitud. La razón por la cual el cambio positivo siempre es posible es que nunca se pierde la sed innata por encontrar la satisfacción verdadera. La satisfacción verdadera se encuentra tanto en la bien fundada certeza interior de que usted es digno de amar y de ser amado, como en elegir aquello que es constructivo y adecuado para su vida. La verdadera satisfacción siempre mejora su vida; nunca es perjudicial ni para usted ni para los demás. El deseo innato de experimentar satisfacción verdadera se contrapone con la adicción a la infelicidad. Sabemos por experiencia que si usted tiene una adicción a la infelicidad, la información que encontrará en estas páginas le hará comprender cómo le está afectando. Este nuevo descubrimiento de que su bienestar interior descansa sobre formas contrapuestas de felicidad, una muy inferior a la otra, le dará fuerzas para poder elegir la felicidad verdadera frente a la felicidad falsa que, en realidad, es una infelicidad disfrazada. Hemos puesto a prueba nuestros descubrimientos de distintas maneras: en nuestro trabajo psicoterapéutico con niños, adolescentes y adultos; como consultores y supervisores de profesionales de la salud mental que trabajan con muy distintos clientes; y en un proyecto de gran éxito, financiado por et Estado, para demostrar que nuestra perspectiva daría buenos resultados incluso con adolescentes calificados de «intratables». Pudimos ver, sistemáticamente, que nuestros principios terapéuticos Bran igualmente efectivos en personas de muy diferente nivel socioeconómico, de distintas razas, etnias y culturas, y con problemas tan diversos como: depresión, dificultades de relación, problemas de peso y problemas laborales. Y lo que es más importante, sabemos por experiencia que una vez que la adicción a la infelicidad se identifica y se confronta directa y persistentemente, su influencia se desvanece, dejando a los 6

Martha Heineman y William J. Pieper Adictos a la infelicidad individuos libres para poder reclamar su derecho inalienable a la felicidad y a la plenitud auténticas. Nuestros descubrimientos y las pruebas que los apoyan se plantearon con detalle en la obraHumanis mo intrapsiquico: introducción a una psicología y filosofía de la mente integrales1 que se escribió expresamente para profesionales y académicos. Cuando et interés por Humanismo intrapsiquico se empezó a extender por la comunidad profesional y académica, repetidas veces nos pidieron que escribiéramos un libro que aplicara nuestros descubrimientos sobre los niñs y la infancia para ayudar a los padres. En Amor inteligente: la alternativa compasiva a la disciplina que los convertiría en mejores padres y a sus hijos en mejores persona2s, enseñamos a los padres que los consejos convencionales sobre cómo criar a los hijos, en realidad dañan a los niños haciendo que se desarrolle en ellos la necesidad de ser infelices y hacer infelices a los demás. Amor inteligente subraya et hecho de que et potencial para una felicidad interior estable es un derecho con el que nace todo recién nacido y ofrece a los padres pautas practicas para darles a sus hijos ese amor especial que necesitan para convertirse en adultos satisfechos, plenos y afectuosos. Nos sentimos inspirados a escribir Adictos a la infelicidad por las muchas cartas que recibimos por parte de adultos que habían leído nuestro libro para educar a los hijos y querían que les ayudáramos a aplicar aquellos principios para mejorar sus propias vidas. Al igual que Amor inteligente les enseña a los padres cómo romper el círculo de negatividad con sus hijos y cómo ayudar a sus hijos a recuperar la salud emocional, este libro le enseñara cómo dejar de sabotear sus buenas intenciones y, consecuentemente, hacer siempre elecciones gratificantes en el trabajo y en la vida amorosa, cuidar de su cuerpo y regular sus estados emocionales. La premisa fundamental de Adictos a la infelicidad es que, siempre que no existan graves problemas sociales o de opresión, la imposibilidad de la mayoría de las personas a vivir la vida que desean es et resultado de una adicción a la infelicidad. Esta nueva comprensión nos hará encontrar estrategias eficaces para poder reconocer y vencer la necesidad aprendida de sabotear nuestros propios esfuerzos constructivos. Al mismo tiempo, les invitamos a responder con compasión en vez de con incomodidad o vergüenza, ante la posibilidad de que usted sufra una adicción a la infelicidad. Después de todo, una adicción a la infelicidad no es el resultado de una voluntad débil, del temperamento con el que nació o de un problema de carácter. Paradójicamente, es algo que surge del deseo innato y positivo de querer disfrutar de relaciones satisfactorias y de felicidad interior. Este deseo constructivo puede ser distorsionado involuntariamente a comienzos de la infancia y crear como resultado una necesidad no identificada de sentirse «feliz» reproduciendo esa infelicidad que le es tan familiar de sentirse castigado, rechazado, desatendido o que le exigen demasiado. También es importante señalar que Adictos a la infelicidad le ofrece un plan para toda la vida porque su mensaje no decaerá ni perderá fuerza con et tiempo. Los principios y pautas que plantea siempre lo protegerán de la poderosa atracción hacia el autosabotaje. Adictos a la infelicidad pone a su alcance la felicidad que es el derecho de nacimiento de todo recién nacido. Esta felicidad consiste en un bienestar interior que no es vulnerable ante los altos y bajos de la vida y que nos hace elegir lo que es positivo y lo que nos hace sentir satisfechos. Organización del libro Digitalizado: tres dioses Adictos a la infelicidad se divide en dos secciones. En la primera: «Causas y consecuencias de la adicción a la infelicidad», se describen los orígenes en la primera infancia de la necesidad no reconocida de sentirse infeliz y detalla cómo esta necesidad puede interferir en la vida de las personas. Por ejemplo, la adicción a la infelicidad puede ser la causa de bajos estados de ánimo, de relaciones insatisfactorias y de la imposibilidad de llevar a cabo nuestras resoluciones mas importantes. La segunda sección, «Elegir la felicidad», muestra paso a paso cómo utilizar ese nuevo descubrimiento sobre la adicción a la infelicidad para mejorar su estado de ánimo y su salud, para aumentar su grado de satisfacción en el trabajo y para encontrar y disfrutar de sus relaciones personales. Y lo que es mas importante, cuando comprenda que las recaídas son en realidad parte del proceso de curación, nunca mas tendrá que sentirse avergonzado o vencido en los momentos de reincidencia. Le proporcionaremos estrategias efectivas para atravesar y superar los fracasos que fueron tan destructivos en esfuerzos anteriores. Nuestros descubrimientos y sugerencias están ilustrados con ejemplos de la vida real obtenidos de 1 * Titulo original: Intrapsychic Humanism: An Introduction to a Comprehensive Psycholgy and Philosphy of Mind.
2* Titulo original: Smart Love: The Compassionate Alternative to Discipline Thar Will Make You a Better Parent and Yourt Child a Better Person. 7

Martha Heineman y William J. Pieper Adictos a la infelicidad nuestra experiencia clínica. Como es natural, hemos cambiado los nombres y la información que identifica a nuestros clientes. Además, cuando decimos que alguien «nos vino a ver», queremos decir que esa persona recurrió a uno de nosotros, no que esa persona se reunió con nosotros dos. No especificamos quién de nosotros trató a esa persona para proporcionar mayor privacidad a nuestros clientes. Las fases para vencer la adicción a la infelicidad son: empezar (incluso cuando no le apetezca), hacer frente a las recaídas, mantener su resolución cuando empieza a evaporarse y pensar que está en fase de recuperación de su adicción a la infelicidad. Encontrará estrategias concretas para navegar con éxito durante estas fases cualquiera que sea el área de su vida que quiera mejorar. Ofrecemos estrategias para que se libere del desánimo, para que se comprometa a cuidar su cuerpo de forma continua, para construir relaciones basadas en la intimidad y no en et conflicto y para encontrar la felicidad en el trabajo. Nuestro programa es un plan que puede seguir durante el resto de su vida. Al incorporar la perspectiva de que los periodos de estancamiento y de reincidencia son parte de todo cambio con éxito, el mensaje de este programa no decaerá ni perderá fuerza con el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada