lunes, 31 de octubre de 2011

Paul Babiak : Muchos Psicópatas

¡Atención, su jefe puede ser un psicópata!

El Nuevo Diario
04/09/04

Si su jefe es un hombre carismático, educado, cortés y carrerista ¡tenga mucho cuidado! quizás detrás de esa personalidad exitosa se oculta un verdadero psicópata: tal es la recomendación de un foro de psicólogos reunidos el miércoles en Estocolmo.

Investigaciones recientes han demostrado que no todos los psicópatas son potenciales asesinos o violentos agresores. La mayoría de ellos tiene un trabajo normal y algunos ocupan altos puestos jerárquicos en sus empresas.

Su carisma y su ambición son considerados a menudo erradamente como signos del éxito profesional, y no como síntomas de psicopatía, según el doctor Paul Babiak, psicólogo norteamericano especializado en psicología del trabajo, que intervino ante el EuroScience Open Forum de Estocolmo.

“Los psicópatas tienen tendencia a ser encantadores, poseen una gran autoestima y les gusta el dinero, el poder y el sexo. Tienen una excelente aptitud para expresarse y pueden manipular” a su auditorio. “Puesto que pueden ser grandilocuentes, usted cree que tienen grandes miras y que pueden dirigir una organización, pero un psicópata engaña”, explicó Babiak.


La cantidad de psicópatas activos en las empresas va a aumentar sin duda en los próximos años, ya que ellos prosperan en las organizaciones dinámicas de la sociedad contemporánea, en las que pueden esperar un rápido ascenso, estima el especialista.

“A los psicópatas no les gusta trabajar en las organizaciones burocráticas”, señala el doctor Babiak, agregando que “adoran las emociones y les gusta jugar”.

Y un psicópata típico no manifiesta en general ningún remordimiento ni siente las emociones como las personas estables. “Mientras que un psicópata no tendrá ningún escrúpulo en cerrar una fábrica, un verdadero dirigente se sentirá mal de echar a todo el mundo”, agrega.

Si los psicópatas prosperan en el mundo de la empresa, es quizá porque éste los busca activamente: la atención otorgada actualmente al corto plazo en el “capitalismo de trimestre” hace que se recurra a dirigentes que no temen tomar decisiones rápidas, sin vacilaciones.

En opinión de Paul Babiak, un psicópata en un puesto de responsabilidad puede efectivamente ser positivo para una empresa en lo inmediato, pero planteará inevitablemente problemas a más largo plazo.

“Los psicópatas pueden contar una bella historia, pero son incapaces de hacer el trabajo cotidiano. Chupan la sangre de los otros”, aseveró.

Erich Bartel, profesor de la Escuela de Comercio de Francfort, está totalmente de acuerdo con Babiak. “A corto plazo, la firma puede optimizar sus beneficios, pero a largo plazo, será incapaz de ello a causa de la pérdida de capital humano”, señaló.

Según Paul Babiak, se encuentran psicópatas en todas las profesiones. En su trabajo de consultor para firmas norteamericanas, encontró ocho de ellos en el centenar de casos estudiados. Y todos salvo uno fueron ascendidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada