domingo, 30 de octubre de 2011

Santiago Niño-Becerra: Lo peor esta por llegar

Niño Becerra tiene un arrebato de optimismo y mejora las previsiones de España
Pero advierte que 2011 va a ser un “año duro, muy duro, durísimo”
20/01/2011 - 08:38 - FINANZAS.COM
Comentar5 Opiniones

inShare

Santiago Niño Becerra
El economista Santiago Niño Becerra ha revisado al alza sus particulares previsiones para España. El año pasado pronosticaba que la economía española retrocedería entre el 8% y el 8,6% en 2011. En sus nuevas predicciones cree que el PIB se contraerá “solo” entre el 5 y el 6%. También ha rebajado la tasa de paro, pero advierte que 2011 va a ser un “año duro, muy duro, durísimo”.

Cuando el Santiago Niño-Becerra, catedrático de Estructura Económica de la Universidad Ramon Llull, pronosticó que la crisis financiera de 2008 llevaría a la tasa de paro de España por encima del 20%, nadie se lo creía. Aunque en el tercer trimestre se ha situado por debajo de este nivel, todo hace indicar que volverá a superarlo. En esta materia, Niño Becerra prevé que la tasa de paro alcance el 25% frente al 26,5% de las estimaciones del año pasado. Eso sí en 2012, pensaba que el desempleo alcanzaría el 30%. Ahora cree que solo alcanzará el 29%.
Más que sabido es que el economista tiene una visión muy negativa de cuando España saldrá de la crisis, ya que espera que la crisis se alargue hasta 2020 con un crecimiento pírrico y tasas de desempleo en torno al 20%.
Pero para este año, en su último artículo en lacartadelabolsa.com ha resaltado los aspectos más relevantes de la economía. Sobre la reducción de déficit avisa de los drásticos recortes que se pueden avecinar. “Aceptemos que España ha conseguido reducir su déficit del 11,1% con que cerró el 2009 al 9,3% en 2010, lo ha conseguido, pero ya han visto cómo: aumento del IVA, recorte de gastos, aumento en impuestos del tabaco, reducción de salarios de funcionarios. Ahora imaginen que va a tener que hacer el Gobierno para llegar al 6,0% que es a lo que se ha comprometido”, resalta en su artículo.
En cuanto al sector financiero, cree que a lo largo del 2011, más bien al principio, irá saliendo a la luz, y con bastante rapidez, la porquería que tienen las entidades financieras, de aquí y de fuera, y las segundas influirán en las primeras, con los efectos que ello va a tener, en crecimiento económico, claro.
Sigue manteniendo que en materia de empleo, el estadio de la actual crisis está suponiendo lo mismo que el año más duro de la Gran Depresión. El economista reconoce que los precios han subido más de lo que esperaba por las materias primas y por el efecto de “el milagro aún es posible”.
Una de las cuestiones que más le preocupa es el nivel de deuda de las familias, empresas y públicas. “Va a continuar pesando como una losa; la pública, en aumento, pero la de empresas y familias en los niveles actuales sin casi posibilidades de reducción. Las posibles quitas que se hagan ‘beneficiarán’ a algunos, aunque no a otros, y perjudicarán a todos: socavando la confianza: más”. Además, alerta que en 2011 no va a haber planes E que valgan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada