domingo, 13 de noviembre de 2011

El Dietario de la Republica de PLA

En el dietario Madrid. El advenimiento de la República, Josep Pla le dedica un interesante capítulo al Ateneo de esta ciudad, el correspondiente al 7 de mayo de 1931. Del Ateneo salieron los políticos, sobre todo los liberales, que llenaron la segunda parte de la Restauración. Fue durante la Dictadura de Primo de Rivera cuando el Ateneo se convirtió “en un centro de agitación cultural y política.” La cosa cambió cuando la institución fue gobernada por Azaña, a quien los ateneístas llamaban “el coronel”.

Considera el periodista catalán que “el nuevo régimen (republicano) está gobernado por ateneístas y por las ideas imperantes en este establecimiento. Ha sido lo que los franceses llaman un pépiniere.” Es tanta la preponderancia que ha logrado el Ateneo y los ateneístas en los inicios de la República que Pla no duda en señalar que la política del nuevo régimen no es más que “ateneísmo agudo y casi enfermizo.”

“Puede afirmarse –añade- que el Ateneo lo tiene todo resuelto: lo único que hace falta es hacerlo. Es mucho más fácil hablar de las cosas que hacerlas. Todas las soluciones del Ateneo son apriorísticas. El país quizá vaya de otra manera. Evidentemente, no puede negarse que los esfuerzos realizados por la docta corporación estos últimos años para lograr la cuadratura del círculo ha sido ingente. Por ahora, el hombre de las ideas del Gobierno provisional es don Manuel Azaña, intelectual voluminoso, personaje considerable del Ateneo.”

“Y así estamos”, concluye Pla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada