miércoles, 16 de noviembre de 2011

No a la Violencia Verbal Ana María Rodriguez

La obra que el lector tiene en sus manos es el fruto inicial de un proyecto que el grupo de
investigación Argumentación y Persuasión en Lingüística (HUM-659) de la Universidad
de Sevilla puso en marcha en el mes de marzo de 2006, y que consiguió financiación de
la Junta de Andalucía como Proyecto de Excelencia. Se trata del proyecto “La violencia
verbal y sus consecuencias sociales” (Excia. 2006 Hum-593). En septiembre de 2007,
en el marco de los cursos de verano de la Universidad Internacional de Andalucía, las
profesoras C. Fuentes y E. Alcaide, codirigen el curso que ha dado lugar a este trabajo:
“Descortesía, agresividad y violencia verbal en la sociedad actual” (Sevilla, 17-21 de
septiembre de 2007, UNIA).
En la actualidad, la Lingüística ha dejado de ser una disciplina que interesa solo a unos
pocos especialistas en la materia, para pasar a ser una disciplina de interés social, por 10
cuanto que el estudio de la lengua se lleva a cabo siempre sin perder de vista su uso,
su uso en la sociedad, su uso en relación con el individuo. Se trata de la Lingüística
Pragmática. A través de estos estudios, y con la ayuda necesaria de los enclavados en la
Sociopragmática, se llega a tomar el pulso a la sociedad, por cuanto que la utilización de
una lengua funciona como reflejo de los comportamientos sociales de los individuos.
En este curso se ha querido dar una visión de los distintos aspectos que el grupo
Argumentación y Persuasión en Lingüística está tratando en el marco del proyecto de
estudio sobre la influencia de la violencia en el lenguaje: creación de tipos de textos
nuevos en televisión (la tertulia o el reality), estudio de las nuevas reglas de anti-cortesía
que rigen los intercambios verbales, y descripción de la retórica de la agresividad en el
lenguaje en todas sus dimensiones (textual, sintáctica, fónico-entonativa y semántica).
En definitiva, estamos tratando de descubrir cómo influye un tipo de lenguaje que se
está mostrando agresivo e incluso violento en los comportamientos sociales, tanto en
el nivel institucional, de los medios de comunicación o personal, en ámbitos como la
familia o los amigos.
Como apuntábamos antes, el grupo de investigación lleva tiempo desarrollando estudios
sobre la interrelación lengua-sociedad. Ha desarrollado la metodología científica para
ello, y lo ha aplicado al campo de la argumentación. Esto ha sido concretado en estudios
presentados a congresos y revistas sobre cortesía, lenguaje conversacional, así como un
estudio monográfico sobre un ámbito concreto: la inmigración (C. Fuentes-M. Márquez,
2006). En él descubrimos cómo la violencia se ha filtrado en nuestros términos léxicos,
en nuestra forma de hablar, en nuestra forma de nombrar realidades no agradables o no
correctas políticamente. A través de otros estudios se ha llegado a comprobar que no se
respetan las mínimas reglas en una conversación, y cómo esto llega a la realidad cotidiana:
al intercambio padres-hijos, entre niños, jóvenes, y adultos con escasa preparación. De
ello se nutren los reality-shows y todos los programas que giran en torno a ellos, los
cuales inundan las programaciones de las distintas cadenas televisivas a cualquier hora
del día para conseguir espectáculo. 11
Nuestro objetivo en este curso fue, en primera instancia, detectar los medios de expresión
de esta agresividad, como un primer paso de denuncia que posibilite el desarrollo
de estrategias lingüísticas que lo contrarresten. Estas pueden llegar a los medios de
comunicación y los centros educativos para sensibilizar y corregir en lo posible estos
usos.
Para ello intentamos:
- Dar cuenta de los modos de violencia y agresividad verbal y denunciar sus efectos
en la sociedad, sobre todo en las relaciones de los individuos con los integrantes de
su entorno más inmediato.
- Estudiar la agresividad verbal en la televisión (debates, reality shows…), que fija
modelos de comportamiento altamente descorteses, traducidos en el “todo vale” en
las relaciones humanas en todos los niveles sociales (trato de hijos a padres, violencia
en las aulas contra el profesorado…); la violencia verbal contra los miembros más
desfavorecidos socialmente: mujeres (discriminación sexista y violencia de género
y/o doméstica, inmigrantes (racismo verbal), homosexuales…
Como se puede deducir de lo anteriormente dicho, la metodología científica será
la Lingüística pragmática, basada en la relación de la lengua con el entorno, y más
concretamente, dos vertientes: el análisis del discurso, o análisis crítico del discurso, así
como la teoría de la cortesía. Es un enfoque lingüístico que cuenta con todo el rigor de
la Lingüística más pura, unido a su relación con la realización concreta en la interacción
verbal (conversación en el más amplio sentido del término)
Los aspectos tratados a lo largo del curso han sido variados, como variadas y heterogéneas
son las implicaciones de la agresividad y violencia en el lenguaje actual. Así pues, hemos
dado una visión panorámica del estado de este tipo de estudios en diversas lenguas,
especialmente en inglés y español en las que están más desarrollado, ya que, en sus
inicios (Brown-Levinson, 1987), esta perspectiva de estudio se centraba en culturas de
corte anglosajón, y más recientemente, con los estudios llevados a cabo bajo la influencia
del proyecto internacional EDICE, se ha extendido al español tanto en España, como
en Hispanoamérica.
Dado que uno de los niveles del lenguaje en el que mejor reconocen los hablantes la
descortesía, la agresividad y la violencia es en el léxico, por encima de la sintaxis o
incluso de la entonación, hemos estudiado las distintas maneras de formación de nuevos
elementos léxicos diseñados para llevar a cabo estrategias de descortesía y agresividad
verbal. Asimismo, se ha estudiado el eufemismo, como una forma de encubrir, aunque
no de eliminar, la descortesía en el uso lingüístico.
Los ámbitos de estudio han sido también heterogéneos. En televisión (el caso concreto
de los teledebates actuales), la publicidad, dirigida a los distintos estratos de la sociedad,
e Internet, como un medio que actualmente llega prácticamente a la totalidad de los
individuos.
Uno de los aspectos tratados en el curso, tal vez el que más preocupa actualmente por la
cantidad de implicaciones que conlleva es el de la violencia verbal en el ámbito escolar, en
el que se aúnan todas las estrategias descorteses y agresivas que hemos visto en los medios.
Es esta una de las partes más ambiciosas de nuestro proyecto, pues incluso hemos puesto
en marcha la realización de encuestas y grabaciones de situaciones comunicativas reales,
llevadas a cabo después de complicadas reuniones entre investigadores, responsables de
los centros, y padres de los alumnos. A partir del estudio de estos documentos, llegaremos
a conocer cuáles son los hábitos lingüísticos de nuestros jóvenes, y qué calado tienen los
medios en los mismos.
En general, de nuestros estudios en conjunto esperamos los siguientes resultados:
- Ofrecer a la sociedad un estudio sobre los comportamientos lingüísticos actuales
vinculados con la violencia, concienciar a sus miembros del necesario cambio 13
en las actitudes lingüísticas, ya que estos usos llegan a justificar y enquistar
comportamientos sociales violentos.
- Descripción de una nueva retórica lingüística de la agresividad contra la tendencia
descrita a la cortesía (Lakoff, Haverkate, D-Bravo-A.Briz).
- Ofrecer a la sociedad soluciones para la creación de nuevos tipos de textos
relacionados con los medios y la red, en los que la utilización de mecanismos
violentos y agresivos se reconozcan como tales y no como norma habitual a la
que nos acostumbramos, eliminando de esta forma cualquier fórmula alternativa
de comportamiento en función de las distintas situaciones a las que se enfrenta el
individuo en su devenir diario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada