martes, 20 de diciembre de 2011

Verne Harnish, experto en crecimiento empresarial; creó los rankings de emprendedores

Verne Harnish, experto en crecimiento empresarial; creó los rankings de emprendedores


"Las largas comidas españolas son muy productivas"

20/12/2011 - 00:30



Foto: Jordi Roviralta



Lluís Amiguet








5 comentarios


4384 visitas

Notificar error
Tengo más Información
Enviar a un amigo
Imprimir
Reducir cuerpo de letra
Ampliar cuerpo de letra









0











La gran oportunidad


Este país superó una miseria secular gracias al ascenso de nuestro baby boom (los nacidos entre 1960 y 1975), que ahora llegan a la madurez. Su dinamismo, educación y progreso transformó la triste dictadura en una joven y próspera democracia. Ahora, millones de asiáticos, americanos y africanos protagonizan un proceso similar y empiezan a ganar poder de compra con su esfuerzo y talento. Nuestra oportunidad de crecer está en esa nueva clase media global: en exportarles bienes y servicios. Pero las reglas ya no son las de la economía industrial, sino las de la era digital. Algunas de nuestras empresas son ganadoras en esta nueva era. Las demás aún están a tiempo de no ser las perdedoras.


Hoy el planeta tiene casi 7.000 millones de habitantes, pero sólo 1.800 millones de humanos ganamos lo bastante para comprar y gastar.



¿Y...?

La Institución Brookings pronostica que antes del 2020 más de la mitad de los humanos –3.200 millones– seremos clase media.



¿Y...?

¡Noticia colosal! El mayor y mejor distribuido crecimiento económico de la historia: 1.400 millones de personas dejan así de buscar el bol de arroz diario para comer y tendrán poder de decisión y compra.



¿Dónde estará esa clase media gigante?

En Asia –por supuesto China, pero sobre todo India, y también Indonesia, Filipinas...–, Latinoamérica –y no sólo Brasil– y África –no sólo Sudáfrica: Nigeria, por ejemplo, ya cuenta con una clase media prometedora–.



Mientras, Europa vive horas bajas.

¡Es la oportunidad de España y Europa! Esos cientos de millones de recién nacidos para la economía de mercado podrán comprar de todo: de zapatos a ordenadores y comida: ¡la industria agroalimentaria es clave! ¿Sabe cuántos chinos hay ya en África?



Pues ahora mismo no tengo el dato.

Cuarenta millones. ¿Y sabe qué hacen?



¿...?

Trabajar. Trabajar y comprar tierras: miles de hectáreas, porque saben que esos millones de humanos prósperos querrán más y mejor comida pronto. Y podrán pagarla.



¿China será el próximo imperio global?

No, porque está lastrada por la política de hijo único. Yo apuesto por India.



¿Tiene proyecciones?

Déjese de proyecciones y googlee "India". Verá que durante los próximos 36 meses va a crecer de 100 millones de internautas a 300 millones. ¡Triplicará su clase media!



Yo daba limosna al Domund en el cole para los "chinitos, indios y africanos".

Ahora hará negocios con ellos. Cada empresa catalana, española y europea debería hacer planes para aprovechar ese crecimiento. Y quien no los haga tendrá que conformarse con el pobre crecimiento local.



Aquí no está la demanda muy alegre.

Porque la economía es demografía al cabo. La edad media india es 24 años; la china, 35. España prosperó por su baby boom, que ahora empieza a envejecer, como el europeo. EE.UU. es más joven y por eso remontará y retornará a la prosperidad antes.



¿Busco piso en Bombay?

Simplemente, aproveche que Barcelona tiene una excelente sincronización horaria con Asia. Desde aquí puede usted hacer negocios y hablar con Asia a horas muy decentes: algo imposible desde América.



Una insospechada ventaja competitiva.

Viví en Barcelona dos años y la disfruté, igual que sus maravillosas comidas de negocios: ¡qué excelente oportunidad!



¡Pero si son una pérdida de tiempo!

Eran muy largas si piensa usted en clave de la era industrial, pero estamos en la digital.



¡Tres horas para comer es vaguear!

En la era industrial, la clave era gestionar tu tiempo y tu agenda. En la digital, la clave es gestionar tu energía. Los horarios carecen ya de sentido; el mundo funciona on line y si usted crea valor, produce y crece, ya no distingue entre trabajo y ocio: ¡Vive las 24 horas todo y disfruta por igual de todo!



Los sindicatos no estarán de acuerdo.

En la era del conocimiento puedes elegir entre estar presente ocho horas de tu vida en un despacho aunque no hagas nada o crear valor en cualquier sitio a cualquier hora: las ideas fluyen sin horario igual que las oportunidades y los contactos. Aprovéchelos.



Habrá que trabajar también, digo yo.

Ponga a trabajar a la gente con y para usted. Nadie sabe más que todos juntos. Los grandes éxitos hoy comienzan con un logaritmo capaz de convertir la creatividad de esa inmensa clase media en conocimiento: Google, Facebook, Linkedin, Wikipedia... Inteligencia colectiva. Y triunfan o fracasan a una velocidad endiablada: la de la era digital.



¿Cuál es el secreto?

Venden porque saben utilizar la información que les dan sus consumidores.



¿Y aquí también sabemos hacer eso?

¡Zara lo hace estupendamente y por eso es líder mundial! Y en Barcelona tienen Softonic, también líder mundial, en descargas de software, porque sabe aprovechar la información que le dan sus consumidores. Y su fundador, Tomás Diago, es un modelo.



Lo entrevisté aquí en 'La Contra'.

Y yo: gracias a esas comidas sin mirar el reloj, conseguí una agenda maravillosa. Y descubrí que necesitan ustedes otros héroes.



¿...?

Barcelona juega el mejor fútbol del mundo, pero ¿por qué los niños no admiran también a sus emprendedores? Aquí tienen excelentes Steve Jobs: descúbranlos.



Ser futbolista parece que mola más.

Al menos aprendan del fútbol que quien sale a empatar pierde. Ahora ya saben que tienen líderes para recortar y que necesitan otros para ilusionar y ganar mercados.



¿Cómo?

La innovación no es para grandes grupos, sino para pequeñas empresas. Y este es un país de esos pequeños conquistadores...



Territorio pyme ahora asediado.

Si triunfan, ya los comprarán las grandes. El 70% de los 500 de Fortune fueron pequeños emprendedores. Y lo mejor es que unas pocas empresas innovadoras pueden tirar de las demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada