martes, 20 de diciembre de 2011

Gonzalez de Cardenal el Telogo Discutido

González de Cardedal fue un teólogo progresista a quien en su día pusieron en su debido lugar el P. Victorino Rodríguez OP, el P. Monsegú, Ijcis y algunos más. Le gustaban poco o nada el Magisterio, Santo Tomás, la Humanae vitae. Fue uno de los principales firmantes de un documento (1969) que recibió una comntundente respuesta de cuatro lumbreras de la Orden dominicana: los PP. Fraile, García Cordero, Alonso Lobo y Victorino Rodríguez.
Por estas fechas, según César Alcaina (Religión Digital, 20/1/2004) era partidario de la abolición del celibato.
Pese a ello, y a sus repetidas críticas a la Humanae vitae de Pablo VI y a sus simpatías por el Catecismo holandés, en 1972 es nombrado decano de la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia de Salamanca. Pero ciertamente los había más progresistas que él y ya al año siguiente le montaron una huelga en la Universidad por resistirse Cardedal a reunir el consejo de Facultad. Le habían hecho ya de la Comisión Teológica Internacional.
En 1975 se solidariza con Arbeloa y otros sacerdotes multados pero, como toto no es, aunque sea cursi, empieza a percibir que los aires, en los últimos tiempos de Pablo VI ya soplaban de otro lado y la veleta inmediatamente giró. Moderadamente pero giró. Lo que hace que Aranguren le califique de "teólogo de la UCD"
Cuando la Constitución, firmó con Fernado Sebastián un escrito recomendando el sí. Pasaban ambos por las primeras cabezas de la Teología progresista si bien el escrito era endeble y de circunstancias.
Por entonces surgió un notable escándalo al publicar el conocido teólogo jesuita Jean Galot un trabajo titulado "La filiación divina de Cristo en algunos teólogos de lengua española", crítico con Olegario, que tuvo particular eco al publicarlo Guerra Campos en el Boletín Oficial de su Obispado (enero 1978).
En 1980 escribe sobre Küng, ya guardando la ropa pero desde una cierta simpatía. ese año cesa en la Comisión teológica.
Según Abal Hernández (Crónica de la Cruz y de la Rosa, 1984, pp. 30-33), él constiyuyó, con Fernando Sebastián y Martín Patino, la representación rclrsiástica en las conversaciones con los socialistas en el periodo constituyente
En 1984 es nombrado académico de Ciencias Morales y políticas y recibe el Premio de Ensayo de Espasa-Calpe. Pero sigue recibiendo graves ataques desde la derecha eclesial y concretamente desde Iglesia-Mundo.
En 1989 escribe ya contra los teólogos alemanes que se oponen al Papa. El artículo aparecido el 31 de enero en Ya es bueno. En 1991 replica a Küng desde el ABC (7/12) en un artículo flojo pero contrario. Ese mismo año había sostenido que la ordenación de la mujer es una cuestión abierta (ABC, 5/7) aunque no se muestra favorable a ella.
En 1996 publica un desmedido elogio de Maximino Romero de Lema y en el 2000 otro, esta mucho más justificado, del hoy cardenal Rouco. Ya por entonces sus antiguos amigos no ocultan críticas hacial él. Por ejemplo Manuel Fraijó en ABC (7/10/2000). El ya venía marcando distancias con amistades anteriores y así resulta demoledora la crítica que hizo del libro del jesuita Lamet, "Hombre y Papa" sobre Juan Pablo II (ABC, 26/1/1996).
En el 2002 era partidario de la retirada del Papa (El País, 30/5)
Pues, por todo lo dicho, este muchachito que cumplirá 71 años el próximo 2 de octubre, no me parece muy de fiar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada