sábado, 24 de diciembre de 2011

Los Asesinos en Serie y los Psicopatas

si una conferencia era esperada con ansia y expectación en Valencia, fue la del Coronel Robert K. Ressler, sin duda el ponente más esperado del congreso. Ressler, como apunté en el primer capítulo de este libro, fue el fundador y director del Programa de Detención de Criminales Violentos (VICAP) del FBI, y autor de libros “clásicos” en la bibliografía especializada en Serial Killers, como “El que lucha con monstruos” mencionado anteriormente.

Ressler dedicó su conferencia a las técnicas de investigación de un asesinato en serie, a través del perfil psicológico del criminal, y el análisis de las escenas del crimen. Ressler ilustró su conferencia con numerosos gráficos y diapositivas relativas a sus investigaciones en el FBI, y algún video de sus famosas entrevistas con Serial Killers, incluidas en el Programa VICAP. Uno de los casos expuestos por Ressler durante su conferencia, sobre el que posteriormente el Coronel me facilitaría más datos durante nuestra reunión, y al que dedica el primer capitulo de su libro “Whoever fights monsters”, es el protagonizado por Richard Chase, alias “El Vampiro de Sacramento”.
Joel Norris por su parte, psicólogo norteamericano especializado en los asesinos en serie, y autor de "Serial Killers: a growing thears" afirmó que una de las características de este tipo de criminal el al compulsión al hablar sobre los crímenes perpetrados: "Es como si en el fondo deseasen ser detenidos para así poder hablar de los problemas que les afligen". Según el psicólogo americano, los psicópatas de esta especie responden a un retrato común. La mayoría ha sufrido abusos sexuales durante la infancia. Les excita el proceso de encontrar la presa, conquistarla y capturarla. Un tercio de ellos tiene la costumbre de quedarse con parte de ellos a través del canibalismo, el vampirismo o la necrofilia. El diez por ciento suelen ser homosexuales y atacan a la gente del mismo sexo. Y todos suelen ser hiper-religiosos. "Se adhieren a alguna idea, ya sea cristianismo, satanismo o racismo, que funciona como un justificante a la hora de cometer los asesinatos. Ellos creen que están haciendo un favor a la víctima o purificando a la sociedad".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada