martes, 20 de diciembre de 2011

El teólogo Olegario González Cardenal

El teólogo Olegario González Cardenal ofrece hoy lunes, día 29 de octubre, a las 19,30 horas en la Universidad de Deusto, una conferencia sobre el tema "Verdad o plausibilidad. Un problema fundamental del cristianismo contemporáneo". Este acto, organizado por la Facultad de Teología, se enmarca dentro de la presentación del libro Hombre y mundo a la luz del Creador, del profesor emérito Luis María Armendáriz.

Doctor en Teología, el profesor Olegario González Cardenal ha impartido clases en numerosos centros universitarios, entre los que destaca la Universidad Pontificia de Salamanca donde ha sido Catedrático y la Universidad de Oxford, en la que fue profesor visitante. Director del Seminario de Investigación Teológica creado por Xabier Zubiri en la Sociedad de Estudios y Publicaciones de Madrid, ha sido miembro de numerosos Congresos y Comisiones de asuntos teológicos como la creada por el Ministerio de Educación y Ciencia para la elaboración del programa "Sociedad, Cultura y Religión". Es Académico numerario de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas desde 1986 y Premio Nacional de las Letras Teresa de Avila de este año. Autor de casi treinta obras sobre tema religioso y de medio centenar de colaboraciones en obras colectivas, así como de numerosos homenajes, prólogos y presentaciones, Olegario González es colaborador habitual en revistas y periódicos de tirada nacional.

Tras la conferencia de este personaje, el profesor Armendáriz presentará Hombre y mundo a la luz del Creador, un trabajo, escrito al cabo de una larga docencia teológica en la Universidad, en el que esboza una visión global de la realidad en la que hombre y mundo son considerados estrechamente vinculados entre sí y en relación aún más radical y permanente con su Creador. A su juicio, sólo así se puede hablar cabalmente de ellos y, a la inversa, sólo implicándole con ellos como su Creador se puede hablar bien de Dios. Y para mostrarlo, su libro trata en un primer momento de su aparición en el cosmos y en la Historia, y de los rasgos que la fe judeocristiana descubre en El.

Seguidamente, pasa revista a lo que conforma lo más elemental y, al mismo tiempo, lo más problemático del hombre y del mundo: su existencia, valor, dinamismo, futuro, libertad, ansia de felicidad y de comunicación, el mal, el pecado... Todo ello para verificar que esas maneras de ser, pensadas y vividas ante Dios, son más ellas mismas y cumplen la promesa que apuntan. En esa creación abierta, leída en clave evolutiva, el hombre recupera su lugar de privilegio, como encuentro viviente del mundo con Dios. Esa visión global, aunque emanada de la fe, no quiere ser un saber esotérico reservado a los creyentes, sino que tiene pretensiones de verdad y universalidad. Por ello entra en diálogo con lo que afirman las Ciencias y la Filosofía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada