martes, 30 de agosto de 2011

Marie Balmary de Freud hacía Dios

14/07/2011
'Freud hasta Dios', el último ensayo de Marie Balmary, una psicoanalista y lectora de la Biblia que «va por libre»Volver

La psicoanalista Marie Balmary propone, en Freud hasta Dios, un itinerario que enlaza el psicoanálisis con los textos sagrados. Tanto el psicoanálisis como la vida espiritual son actividades «de lujo», aparentmente prescindibles, pero que dan amplitud a la vida humana. Freud hasta Dios es una invitación a dejar espacio a la dimensión espiritual del ser humano. El volumen incluye el texto de la conferencia «Religiones par servirlas o para que nos sirvan», que defiende que las religiones deben estar servicio de las personas, y no las personas al servicio de las religiones.


«El psicoanálisis, ¿no es un lujo?» A esta pregunta que le plantearon al final de una conferencia, la psicoanalista Marie Balmary responde: «Tiene razón, el psicoanálisis es un lujo. Como toda la vida espiritual.»

Si psicoanálisis y espiritualidad parecen de entrada incompatibles, Balmary nos dice que la práctica clínica y un nuevo acceso a los textos espirituales llevan a pensar la vida espiritual como el lujo de la humanidad, como lo que da amplitud a la vida humana.

El volumen incorpora el texto de la conferencia «Religiones para servirlas o para que nos sirvan», pronunciada en el Instituto Francés de Barcelona en 2008 con motivo de la traducción catalana de El monje y la psicoanalista, la primera obra de Marie Balmary traducida al catalán y al castellano.

Ignasi Moreta, editor de Fragmenta, destaca: «Conocimos la obra de Marie Balmary en 2007, gracias al buen olfato del amigo Andreu Trilla. Aquel mismo año publicamos, en traducción catalana del mismo Trilla, El monje y la psicoanalista. Unos meses más tarde invitamos a Balmary a Barcelona. Su conferencia en el Instituto Francés —«Religiones par servirlas o para que nos sirvan»— fue realmente brillante: nos hablaba de una religión servidora, no de una religión que se hace servir. En 2008 publicamos, también en catalán y en traducción de Trilla, su libro La divine origine. Y este año hemos publicado, en traducción castellana de Julia Argemí, El monje y la psicoanalista, de manera que, si ya fuimos pioneros en introducir Balmary en el ámbito catalanohablante, hemos vuelto a ser pioneros en introducirla en el ámbito hispanohablante. Finalmente, acabamos de publicar Freud hasta Dios, en traducción catalana de Andreu Trilla y castellana de Julia Argemí, con la citada conferencia. De esta manera, nuestra apuesta por Balmary es sólida y de largo recorrido. Estamos convencidos de que es una de las estudiosas de la Biblia con más sagacidad hermenéutica: su honestidad científica y su libertad la llevan a menudo a cargarse siglos de exegesis bíblica. Su polémica con las grandes figuras del psicoanálisis (Freud y Lacan, especialmente) también prueba su honestidad e independencia. Balmary, psicoanalista y lectora atenta de la Biblia, va por libre. En todos los sentidos. Por ello, leerla es un auténtico lujo.»

Marie Balmary ejerce el psicoanálisis en París. Al terminar la carrera de psicología, en los años setenta, presenta una tesis sobre los fundamentos del psicoanálisis en la que defiende una relectura del mito de Edipo. Rechazada por la Sorbona, Balmary la publica como libro (L’homme aux statues. Freud et la faute cachée du père, 1979). Posteriormente, se orienta hacia los relatos fundadores de nuestras civilizaciones, esencialmente la Biblia. Expone estas investigaciones en tres obras: Le sacrifice interdit. Freud et la Bible (1986), La divine origine. Dieu n’a pas créé l’homme (1993; versión catalana en Fragmenta: 2008), y Abel ou la traversée de l’Eden (1999). En Le moine et la psychanalyste (2005; versión castellana: El monje y la psicoanalista

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada