viernes, 19 de agosto de 2011

John Bradshaw: El Niño Interior

Sé lo que de verdad quiero que me traigan los Reyes:
quiero volver a la infancia. Nadie me va a dar eso…
Sé que no tiene sentido pero de todas formas, ¿desde
cuándo tiene sentido pedir cosas a los Reyes Magos?
Se trata de un niño de hace mucho tiempo y muy
lejano y se trata del niño de ahora. En ti y en mí.
Esperando tras la puerta de nuestros corazones a que
algo maravilloso ocurra.
—ROBERT FULGHUM
Al caminar entre los participantes de mi curso, me sorprendió la intensidad de sus emociones. Unas cien personas, en grupos de seis u ocho, llenaban la sala. Cada grupo era independiente y sus miembros estaban sentados
muy juntos, uno al lado del otro, susurrándose entre ellos.
Era el segundo día de curso, por lo que ya había habido
bastante interacción y participación. No obstante, eran
perfectos desconocidos cuando empezaron.
Me acerqué a un grupo. Estaban escuchando absortos
a un hombre de pelo gris que leía la carta que su niño interno había escrito a su padre.
Querido papá:
Quiero que sepas cómo me hiciste sufrir. Me castigabas en vez de pasar el tiempo conmigo.
Hubiese soportado los golpes y los azotes sólo con
que hubieras estado más tiempo a mi lado. Necesitaba
tu amor más de lo que jamás he llegado a decirte. Oja-10 – JOHN BRADSHAW
Ojalá hubieses jugado conmigo o me hubieses llevado
a un partido o me hubieses dicho que me querías… Yo
sólo pretendía que te ocupases de mí…
Se cubrió los ojos con las manos. Una mujer de mediana
edad que estaba a su lado comenzó a acariciarle con suavidad el pelo; un joven alcanzó a coger su mano. Otro le
preguntó si quería que le abrazase; el hombre de pelo gris
asintió con la cabeza.
Otro grupo estaba sentado en el suelo abrazados unos
a otros. Una mujer elegante, de unos setenta años, estaba
leyendo su carta:
Madre,
Estabas demasiado ocupada con tus obras de caridad.
Nunca tenías tiempo para decirme que me querías. Solamente me prestabas atención cuando estaba enferma
o cuando tocaba el piano y hacía que te sintieras orgullosa de mí. Sólo me dejabas tener los sentimientos
que te agradaban. Yo únicamente importaba cuando te
complacía. Nunca me quisiste por mí misma y me sent-
ía tan sola…
Su voz se quebró y empezó a llorar. El muro de control
que había mantenido cuidadosamente durante setenta
años se desmoronó con sus lágrimas. Una adolescente la
abrazó y un joven le dijo que hacía bien en llorar y alabó
su coraje.
Me dirigí hacia otro grupo. Un hombre ciego, que rondaba los treinta y cinco, estaba leyendo una carta que había escrito en braille:
Te odiaba porque te avergonzabas de mí. Me encerrabas en el garaje cuando invitabas a tus amigos. Nunca
me dabas bastante de comer. ¡Tenía tanta hambre!
Sabía que me odiabas porque suponía una carga para
ti. Te reías de mí y me ridiculizabas cuando fracasaba.
Entonces tuve que irme. Sentía la ira que quedaba en mi
propio niño y quería llorar de rabia e indignación. La tristeza y la soledad de la infancia resultaban abrumadoras.
¿Cómo podremos recobrarnos de tanto dolor? VOLVER A CASA – 11
Sin embargo, al final del día, el ambiente se volvió
apacible y alegre. La gente estaba reunida, sentada; algunos se cogían de la mano; la mayoría estaban sonrientes
cuando hicimos el ejercicio de cierre. Uno tras otro, me
agradecieron el haberles ayudado a encontrar a su niño
interno herido. Un presidente de banco, bastante reticente al principio del curso, me dijo que había llorado por
primera vez en cuarenta años. De niño, su padre le pegaba violentamente y se había jurado que nunca volvería a
ser vulnerable y a mostrar sus sentimientos. Ahora hablaba de cómo aprender a cuidar del niño solitario que
llevaba dentro. Sus facciones se habían suavizado y parec-
ía más joven.
Al principio del curso, había animado a los participantes a que se quitaran sus máscaras y salieran de su escondite. Les había explicado que cuando escondían a su
niño interno herido, éste contaminaba su vida con rabietas, reacciones exageradas, problemas conyugales, paternidad inadecuada y relaciones perjudiciales y dolorosas.
Debí tocar su fibra sensible porque respondieron adecuadamente. Me sentí emocionado y agradecido al ver sus
rostros sinceros y sonrientes. Este curso tuvo lugar en
1983. En los años que siguieron desde entonces, me ha
fascinado cada vez más el poder curativo del niño interno.
Hay tres cosas que resultan sorprendentes del trabajo
del niño interno: la velocidad con que cambia la gente, la
profundidad del cambio, y el poder y la creatividad que
resulta de haber curado las heridas del pasado.
Empecé este trabajo hace más de veinte años, a través
de una meditación bastante improvisada con algunos de
los asistentes a mi terapia. Pero esta meditación tuvo algunos resultados muy impresionantes. Cuando la gente
contactó por primera vez con su niño interno, la experiencia les resultó abrumadora. A veces sollozaban intensamente. Luego, decían cosas como: “he estado esperando
toda mi vida a que alguien me encuentre”, “es como volver
a casa”, “mi vida se ha transformado desde que encontré a
mi niño.” 12 – JOHN BRADSHAW
Debido a esta respuesta, desarrollé todo un curso para
ayudar a la gente a encontrar y abrazar a su niño interno.
El curso ha evolucionado con el paso de los años gracias al
continuo diálogo con los que habían participado en él. Es
el trabajo más eficaz que he realizado hasta ahora.
El trabajo se centra en ayudar a la gente a terminar
con los traumas de la infancia que no han conseguido resolver; traumas resultantes del abandono, de abusos de
todo tipo, de la negligencia en atender las necesidades de
que depende el desarrollo de la infancia y de la confusión
creada por un sistema familiar disfuncional. (Discutiremos cada uno de estos temas con todo detalle más adelante.)
En el curso, la mayor parte del tiempo estamos lamentando que se hayan desatendido las necesidades de la infancia. Esto es también el tema principal del libro. Por
experiencia sé que un acercamiento evolutivo es la forma
más completa y efectiva de curar nuestras heridas emocionales. Creo que este hincapié en curar cada etapa del
desarrollo es único de mi terapia.
Durante el curso, describo las necesidades normales
de que depende el desarrollo de la infancia. Si estas necesidades no se satisfacen, tendemos a desarrollarnos como
adultos con un niño herido interno. Si nuestras necesidades hubiesen sido cubiertas, no nos habríamos convertido
en “niños adultos”.
Una vez que subrayadas las necesidades de cada etapa en concreto, los participantes se dispersan en grupos.
Por turnos, cada participante escucha como los otros le dicen las afirmaciones que necesitaba escuchar cuando era
un recién nacido, en sus primeros pasos, en los años preescolares, etc. Dependiendo de las barreras de cada persona, los miembros del grupo miman, cuidan, alimentan y
le ayudan a superar su trauma infantil. Cuando la persona escucha una afirmación concreta que necesitaba oír en
su infancia pero de la que se vio privado, empieza por lo
general a llorar, primero suave luego intensamente. Algunos de sus viejos traumas congelados empiezan a derretirse. Al final del curso, todos han hecho al menos algún VOLVER A CASA – 13
trabajo con su trauma. La cantidad depende de en qué
parte del proceso de curación se encuentre la persona. Algunos habían trabajado mucho en ello antes de venir al
curso, otros nada.
Hacia el final del curso, hago una meditación para
abrazar al niño interno. En ese momento, mucha gente
siente una fuerte descarga de emociones. Cuando los participantes terminan el curso, les animo a que cada día dediquen parte de su tiempo a dialogar con su niño interno.
Una vez que la gente ha recuperado y cuidado a su
herido niño interno, la energía creativa de su maravilloso
niño natural empieza a surgir. Y, una vez integrado, el
niño interno supone una fuente de regeneración y de nueva vitalidad. Carl Jung llamó al niño natural “niño maravilloso”, nuestro potencial innato de exploración, admiración y creatividad.
El curso me ha convencido de que el trabajo con el ni-
ño interno es la forma más rápida y eficaz de efectuar
cambios terapéuticos en la gente. Este efecto casi inmediato me sigue sorprendiendo.
Suelo ser escéptico ante cualquier tipo de cura rápida,
pero este trabajo parece que inicia un proceso de transformación duradera. Muchos participantes que me escribieron un año o dos después de la experiencia, aseguraron
que la terapia había cambiado su vida. Me sentí halagado
pero también de alguna forma confuso. No comprendía
por qué el trabajo producía semejante impacto en algunas
personas y, sin embargo, un mínimo efecto en otras. Al
buscar una explicación, empecé a entender el por qué.
Primero, volví a revisar el trabajo de Eric Berne, el
genial creador del Análisis Transaccional (A.T). Su teoría
pone un gran énfasis en el “estado infantil del yo”, que se
refiere al niño espontáneo y natural que fuimos todos una
vez. El Análisis Transaccional describe, así mismo, las
formas que el niño natural adaptaba a las presiones y
tensiones de su primera vida en familia.
El niño natural o maravilloso aparece cuando te encuentras con un viejo amigo; o cuando ríes a carcajadas,cuando eres creativo y espontáneo, cuando te admiras ante un paisaje maravilloso...
El niño adaptado o herido aparece cuando te niegas a
saltarte el semáforo en rojo, aunque sea evidente que está
estropeado o no haya nadie alrededor y sepas que no va a
pasar nada. Otros comportamientos del niño herido son el
cogerse rabietas, ser excesivamente educado y obediente,
hablar con un tono de voz infantil, contar mentiras y poner malas caras. En el capítulo 1, señalaremos las diversas formas en que el niño herido manipula nuestra vida
adulta.
Aunque me he servido del A.T. como principal modelo
terapéutico durante muchos años, nunca había centrado
mi trabajo en las diferentes etapas de desarrollo que
atraviesa el niño interno y a las que tiene que adaptarse
para sobrevivir. Pienso que el defecto que tiene el trabajo
del A.T. es precisamente esa falta de pormenores del desarrollo. Cualquier etapa del desarrollo de nuestro niño
maravilloso se puede detener. Como adultos, podemos actuar de forma infantil, podemos regresar al comportamiento de un niño que empieza a andar, seguir creyendo
en la magia como un preescolar, poner mala cara y marcharnos como un niño de primero de básica que ha perdido un juego.
Todos estos comportamientos son infantiles y representan los diferentes niveles en que se ha detenido el desarrollo de la infancia. El propósito principal de este libro
es ayudarte a recobrar tu niño interno herido en cada
etapa del desarrollo.
Otra influencia posterior que tuvo mi trabajo fue la
del hipnoterapeuta Milton Erickson. Erickson piensa que
cada persona tiene su visión personal del mundo, un sistema interno de creencias que es inconsciente y que constituye una especie de trance hipnótico. Utilizando la hipnosis de Erickson, aprendí formas naturales de conectar
con el trance en el que mis pacientes se encontraban ya y
a usar ese trance para ayudar al desarrollo y al cambio.
Lo que no advertí hasta que empecé a hacer el trabajo del
niño interno, era que es el niño interno herido quien for-VOLVER A CASA – 15
ma el sistema de creencia interna. Regresando al trance
del niño interno, es posible cambiar estas creencias directa y rápidamente.
El terapeuta Ron Kurtz profundizó mi conocimiento
de las dinámicas del trabajo del niño interno. El sistema
de Kurtz, denominado terapia de Haikomi, se centra directamente en el material interno. Éste es el modo en que
se organiza nuestra experiencia interna. Compuesto de
nuestros primeros sentimientos, creencias y memorias,
nuestro material interno se formó en respuesta al estrés
de nuestro entorno en la infancia. Este material es ilógico
y primitivo; era la única forma de que un niño mágico,
vulnerable, necesitado y sin barreras, supiera cómo sobrevivir.
Una vez que está formado el material interno, éste se
convierte en el filtro a través del cual deben pasar todas
las experiencias nuevas. Esto explica por qué hay gente
que escoge continuamente el mismo tipo de relación amorosa destructiva; por qué para algunos su vida es una repetición de una serie de traumas; y por qué la mayoría de
nosotros no sabemos cómo aprender de nuestros errores.
Freud llamó a esta insistencia en repetir el pasado el
“impulso de la repetición”. La gran terapeuta contemporánea, Alice Miller, lo llamó “la lógica del absurdo”. Es
lógico cuando se entiende cómo el material interno moldea
nuestra experiencia. Es como si llevásemos gafas de sol:
no importa la cantidad de luminosidad que haya, siempre
se filtrará de la misma manera. Si las gafas son verdes, el
mundo parecerá verde; si son marrones, no veremos bien
los colores brillantes.
Por tanto, es evidente que si queremos cambiar tenemos que cambiar nuestro material interno. Como era
nuestro niño interno el que primero organizaba nuestra
experiencia, el entrar en contacto con él es una forma inmediata de cambiar nuestro material interno.
El trabajo del niño interno es una nueva herramienta
terapéutica importante y es completamente distinta a la
forma de terapia que se hacía en el pasado. Freud fue el
primero en entender que nuestras neurosis y los trastor-16 – JOHN BRADSHAW
nos emocionales eran el resultado de conflictos de la infancia que no habían sido resueltos y que se repetían a lo
largo de nuestras vidas. Él trató de curar al niño herido,
estableciendo un entorno seguro que permitiera que éste
surgiese y transmitiera sus necesidades insatisfechas al
terapeuta. El terapeuta podría entonces reeducarlo como
un padre, de manera que pudiera terminar de resolver
sus conflictos. El niño herido se curaría.
El método de Freud requiere una cantidad enorme de
tiempo y de dinero y, por lo general, provoca una dependencia poco saludable en el paciente. Una de mis pacientes vino a verme después de diez años de psicoanálisis.
Incluso mientras yo trabajaba con ella, llamaba a su psicoanalista dos o tres veces por semana para que le aconsejara en las decisiones más triviales. El analista se había
convertido de verdad en el buen padre de su niño interno.
Sin embargo, éste apenas cuidaba y atendía a su niño interno y ella dependía por desgracia de él. Un verdadero
cuidado le habría ayudado a reclamar y a usar sus propios
poderes adultos para educar y ayudar a su propio niño interno.
En este libro, ofreceremos un nuevo método para contactar, reformar y educar al niño interno. Debes hacer el
trabajo que sugerimos si quieres experimentar un cambio.
Es tu parte adulta la que decide hacer este trabajo. Incluso
si estás en tu estado infantil, tu ser adulto sabrá exactamente donde estás y lo que estás haciendo. Tu niño interior experimentará las cosas tal y como las experimentó en
su infancia, pero esta vez tu ser adulto estará allí para
protegerle y apoyarlo mientras termina las cuestiones
importantes que quedaban pendientes.
El libro consta de cuatro partes. La Primera Parte
analiza cómo tu niño maravilloso se perdió y cómo las
heridas sufridas en la infancia siguen contaminando tu
vida.
La Segunda Parte te conduce a través de cada etapa
de desarrollo de la infancia, mostrándote lo que necesitabas en cada una para crecer de forma conveniente. Cada
capítulo contiene un cuestionario que te ayudará a deter-VOLVER A CASA – 17
minar si se han satisfecho las necesidades de tu niño interno en una etapa concreta. Entonces, te guiaré a través
de las experiencias que utilizo en mi curso para ayudarte
a recuperar a tu niño en cada etapa.
La Tercera Parte presenta ejercicios concretos de rectificación para ayudar a tu niño a crecer y a prosperar,
para aprender formas adecuadas de conseguir que otros
adultos satisfagan algunas de las necesidades de tu niño
interno y para construir barreras protectoras para tu niño
interno mientras tu trabajas sobre la intimidad en tus relaciones. Esta parte enseña como tú puedes ser el padre
afectivo que nunca has tenido en tu infancia. Cuando
aprendas cómo re-educarte a ti mismo, dejarás de intentar de llenar tu pasado poniendo a otros en el lugar de tus
padres.
La Cuarta Parte, muestra cómo surge tu niño maravilloso cuando el niño herido está curado. Aprenderás cómo
acceder a él y comprobarás cómo éste es la energía más
creativa y transformadora que posees. Es la parte de ti
que más se parece a tu Creador y puede llevar a una relación inmediata y personal con tu único yo y con Dios, o
como quieras llamarlo. Ésta es la curación más profunda
de todas, prometida por los grandes maestros de todas las
creencias.
A lo largo del proceso, también relato mi propia historia. Cuando empecé por primera vez este trabajo hace
veinte años, no podía imaginarme la transformación que
se dio en mi pensamiento y en mi conducta gracias al descubrimiento personal de mi niño interno. Antes de este
descubrimiento, minimizaba las repercusiones de mi infancia y me sentía obligado a idealizar y a proteger a mis
padres, sobre todo a mi madre. De pequeño, me solía decir
“cuando crezca y salga de aquí, todo irá bien”. Al pasar los
años, me di cuenta de que las cosas no iban mejor; es más,
empeoraron. Lo observaba mejor en otros miembros de mi
familia que en mí mismo. Diez años después de mi triunfo
sobre el alcohol, me encontré con que todavía era impulsivo y obsesivo. 18 – JOHN BRADSHAW
La tarde de un jueves lluvioso, experimenté lo que
Alice Miller había escrito acerca de su propio niño interno: “No pude resignarme a dejar al niño solo... Tomé una
decisión que iba a cambiar mi vida profundamente: dejar
que el niño me guiase.” Ese día, tomé yo también la decisión de recuperar y defender a mi niño interior. Lo encontré aterrado. Al principio, no confiaba en mí y no quer-
ía ir conmigo. Solo perseverando en mis esfuerzos por
hablarle e insistiendo en que no lo abandonaría, empecé a
ganarme su confianza. En este libro, describo las etapas
del viaje que me permitió llegar a ser el guardián y el defensor de mi niño interior. Este viaje ha cambiado mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada