lunes, 1 de agosto de 2011

Dan Coyle: Las Claves del Talento

En Las claves del talento, Dan Coyle le da un nuevo enfoque a los mecanismos del aprendizaje partiendo de las últimas tendencias e investigaciones en este ámbito. Para poder desarrollar una habilidad, el autor nos introduce tres conceptos clave que se han de dar simultáneamente: la práctica intensa, la ignición y el maestro instructor. Cuando todos se combinan, aparecen los resultados sorprendentes.

La práctica intensa, es el primer gran aspecto a tener en cuenta y se basa en el esfuerzo reiterativo en el desarrollo de una actividad. Uno de los principios que cuestiona Dan Coyle es el de la memoria como un registro en el cual se graban datos. La memoria funciona más como una estructura: a medida que nos esforzamos y centramos en un tema concreto, mayor estructura vamos creando y a mayor estructura, mayor velocidad de aprendizaje. Por tanto, el esfuerzo es un requisito biológico para el aprendizaje, no una opción.

El segundo elemento es la ignición, y es el proceso que crea y mantiene viva la motivación. Esta motivación viene motivada por elementos subjetivos como el compromiso o la percepción del “yo” y a elementos externos como la valoración externa de nuestra habilidad y de nuestras posibilidades.

Por último el tercer elemento importante es el del maestro instructor, una persona capaz de combinar la practica intensa con la ignición para lograr que el alumno siga motivado en su práctica intensa para lograr progresar en sus habilidades. Estos maestros, se caracterizan por su amplia experiencia enseñando, su mirada limpia y su extremada sensibilidad para poder conectar con el alumno.
Recomendación

Un libro que nos presenta una nueva forma de entender el proceso de aprendizaje y que resulta altamente inspirador para todas aquellas personas que han de enseñar, educar o han de aprender. Es muy importante dejar de lado el mito del talento innato y centrarlo en el esfuerzo palpable. Mi pregunta es si la sociedad actual está preparada para cambiar desde el inmobilismo hacia el esfuerzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada