sábado, 16 de julio de 2011

Veronica y Florencia de andrés: confianza Total

Son dos mujeres. Son madre e hija. Y juntas lograron que su trabajo se convirtiera en un suceso mundial. Verónica de Andrés (56) y Florencia Andrés (31), son autoras de Confianza Total , el libro que en cinco meses agotó cinco ediciones, publicadas en Argentina, Brasil, Colombia, México, Venezuela, España, Italia, Alemania y en Grecia. Verónica y Florencia no son improvisadas. Ostentan un extenso currículun como coach y maestrías en la Universidad de Oxford, en Inglaterra.
El libro surgió como heredero natural de la película homónima que devino en éxito en el planeta. “El libro aparece como una explosión, pero de casual no tiene nada -dicen-. Hay 25 años de intenso trabajo detrás”.
Verónica no siempre confió en sí misma. “Mis primeros años fueron muy duros -cuenta-. Quedé huérfana muy chica y eso me hizo desarrollarme y buscar herramientas para salir adelante”.
Florencia mamó de Verónica las claves que ella utilizó cuando las cosas no andaban bien. “Para mí esto empezó cuando era chiquita y Verónica me decía que pusiera en mi cuarto un ‘lugar de éxitos’. Pegaba en un corcho una poesía que mi maestra me había elogiado, una foto en un acto. Algo que me hacía bien”. Y esas herramientas, dice, “me sirvieron para darme cuenta de que la confianza es lo que uno siente aún cuando las cosas no salen bien. Si en el trabajo la pasás mal, si tu novio te abandonó, ¿cómo se sigue adelante? La clave está en la conversación interna, a solas, con uno mismo, que logra un cambio.
A los 20, Verónica empezó a trabajar en educación. Y una pregunta se le reveló como el puntapié de lo que la llevaría a abrazar con pasión: dar herramientas para vivir mejor. “Me pregunté ¿qué es lo que hace la diferencia entre un chico que puede aprender, equivocarse, aprender más, y el que se detiene ante el primer error? -evoca-. Me dí cuenta de que cualquier aprendizaje va más allá del docente: es la actitud del niño frente al aprendizaje. De su autoestima, la propia valoración, algo que está ligado con la confianza. Ese juicio de valor que uno hace hacia su persona, marca todo”. Según Verónica, esa experiencia inició su trabajo de investigación. “Descubrí que si empezaba a trabajar con técnicas para que los chicos creyeran en sí mismos, esto produciría una curva de aprendizaje acelerado”.
Es innegable que los libros de autoayuda revolucionaron el mercado mundial. Que la gente cada vez más reclama “soluciones” para revertir sus sufrimientos. “Nosotras lo llamamos superación personal. Una sutil diferencia lingüística: autoayuda significa que se necesita ayuda; en cambio todos necesitamos superarnos de una crisis, un fracaso -aclara Verónica-. Superar nuestros límites, alcanzar nuestros sueños, es más esperanzador”. Florencia y Verónica aseguran que el libro, así como la película (para la que tuvieron que vender el auto para el proyecto), contiene herramientas fáciles, cambios que generan cambios. “No está escrito sólo como postulados teóricos. Todo lo que explicamos en el libro tiene base científica, con estudios de profesionales reconocidos. Contamos casos reales, nuestra experiencia en cursos y conferencias y de nuestras vidas”.
El eje de ese trabajo interno que ellas mencionan no es ni más ni menos que valorarse, sentirse merecedor de lo mejor. Trabajar para que los puntos débiles se fortalezcan y así se puedan alcanzar la metas propuestas. En sus cursos y seminarios por el mundo, dos veces al año en Argentina, Verónica y Florencia enseñan a enfrentar una entrevista difícil y salir airosos; el poder de las palabras desde adentro y hacia afuera. La inteligencia emocional y el liderazgo, cómo tomar decisiones importante, entre otros puntos clave.
Ellas hablan de autoestima, pero ¿cómo se mide? “La autoestima es lo que todos necesitamos para lograr nuestras metas. Pero ponemos demasiado énfasis en lo que pasa afuera y nos olvidamos de que la motivación se construye desde adentro a través del pensamiento, de las palabras -dice Florencia-. Que las emociones nos jueguen a favor y no en contra. Esto va más allá de la edad, de la condición social y el entorno. De lo que se trata es de sentirnos valorados, respetados y reconocidos”.
Son dos mujeres. Son madre e hija. Se sintieron capaces de soñar en grande. Y lo lograron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada