jueves, 29 de septiembre de 2011

Sex Code de Mario Luna

Ángel Daro: "Era tímido, tenía acné, me ponía rojo, no ligaba"
Jueves, 29 de septiembre del 2011 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
Votos:
+3 votar a favor
-3 votar en contra
Comentarios (1)
Núria Navarro Periodista

Hablando en plata, Ángel Daro (Barcelona, 1985) no se comía un colín. Pero dio con un método eficaz, se aplicó y ha acabado convertido en un entrenador de seducción.
zoom Ángel Daro.

Ángel Daro. Álvaro Monge
Edición Impresa
Edición Impresa
Versión en .PDF

Información publicada en la página 84 de la sección de Contraportada de la edición impresa del día 29 de septiembre de 2011 VER ARCHIVO (.PDF)

-Empecemos por el principio. Ligaba menos que un gas noble.

-Entre los 13 y los 18 años, nada de nada. Era tímido, introvertido, tenía acné, me ponía rojo. Me costaba horrores entrarles a las chicas. Me refugié en el fútbol y en los estudios. Tenía creencias erróneas.

-¿Creencias erróneas?

-En la escuela te enseñan la reproducción, pero no a relacionarte. Yo creía que solo lo conseguían los más guapos y triunfadores. Pensaba que no era cuestión de personalidad.

-¿Qué pasó a los 18 años? ¿Se rompió el maleficio?

-No. A los 18 conseguí el primer beso y fui teniendo relaciones insatisfactorias. Sucedían sin que yo las controlara. Eran fruto de la casualidad, de la pura reacción física.

-Vamos a ver. ¿Usted quería sexo o amor?

-Quería controlar mis emociones, no depender de tener suerte el fin de semana. A los 21 años empecé a preocuparme, la verdad. Un día tecleé en Google «cómo ligar más» y di con un libro iluminador.

-¿De Zorrilla? ¿Casanova? ¿Choderlos de Laclos?

-Sex code. El manual práctico de los maestros de la seducción, de Mario Luna. En él vi que la clave del éxito está en trabajar sobre uno mismo.

-Dé algunas pistas, así, gratis.

-Según la psicología evolucionista -rama que estudia cómo reaccionamos a partir del inconsciente-, no podemos evitar sentirnos atraídos por las personas seguras. Es una información consignada en el cerebro desde hace miles de años...

-Ese es el problema.

-Pero se puede trabajar. La primera regla es disfrutar del momento. Es un error salir a ligar y no salir a pasarlo bien, independientemente del resultado que se obtenga. Para eso es fundamental reconocer los miedos. No se puede disfrutar del momento si hay un bloqueo.

-Ya, pero si no eres agraciado...

-Todo hombre cambia mejorando el estilo de vestir, el peinado, el lenguaje no verbal. ¡Yo he cambiado mucho! Antes vestía con lo que me compraba mi madre o lo primero que encontraba en el armario. No tenía otro interés que ir cómodo. También caminaba encogido, no miraba a los ojos...

-Siga, siga.

-Es importantísimo hablar desde uno mismo y no ser reactivo. Si te rechazan, no pasa nada. No es un rechazo a tu persona sino al rol de hombre que se aproxima.

-¿Y siguiendo esas reglas empezó a tener éxito?

-De buenas a primeras empecé a notar cosas.

-¿Le importa hablar de cantidades?

-A ver... Entre los 18 y los 22 tuve unas tres o cuatro relaciones. Desde los 22 a los 26, más de 50.

-¡Caramba! Una mujer al mes.

-En algunos tramos he tenido novia, ¿eh? Y la experiencia me ha servido para reconocer lo que realmente busco en una compañera. ¡Eso es importante! La gente se conforma con lo que encuentra, por temor a quedarse sola. Por eso fracasan tantas relaciones.

-Conclusión, es más sencillo de lo que parece.

-Sí. Y con el tiempo ves que las chicas también tienen miedos e inseguridades. Son nuestras iguales.

-¿A quién ve hoy cuando se mira al espejo?

-A alguien completamente diferente. Pero, por encima de todo, noto que he superado un montón de miedos. No puedes ser instructor de seducción si no has pasado por el miedo. Y yo los he pasado todos: a la percepción de mí mismo, al rechazo, al qué decir para no quedar como un idiota, a no atreverme, a equivocarme...

-¿Sus pupilos también tienen tanto éxito?

-Todos mejoran. Se trata de trabajar, repito.

-Si no llega a hacer aquella consulta en internet, ¿qué sería de usted?

-Pues hoy sería fisioterapeuta, que era un oficio que no me llenaba. Actualmente soy trading de bolsa y encabezo mis propios talleres de seducción científica. Tengo tiempo libre y hago lo que quiero hacer.

-¿Quién lo retirará de este alegre carrusel?

-Una chica a la que le guste superarse y que sea alegre. Ya ve que los requerimientos no son muchos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada