domingo, 30 de enero de 2011

Ksawery Knotz publica "El Kamasutra para católicos"

El sacerdote polaco Ksawery Knotz publica "El Kamasutra para católicos"
'Si yo no fuera sacerdote, a la gente no le interesaría en absoluto que yo me ocupara del sexo'
Lunes, 17 de enero del 2011 | Autor: AdezY2JGab
El sacerdote polaco Ksawery Knotz publica El Kamasutra para católicos
Un fraile que se dedica al ¿sexo...?

- Si yo no fuera sacerdote, a la gente no le interesaría en absoluto que yo me ocupara del sexo. A veces es bueno ser fraile. Si estuviera casado, nadie se interesaría sobre el hecho de que yo hablara de sexualidad; sería uno de tantos.

¿El alma y el cuerpo son o no son contrarios?

-No se puede tratar al hombre única y exclusivamente de forma biológica y fisiológica. La clave para alcanzar la felicidad es la unión de la sexualidad con la espiritualidad. Sólo entonces el ser humano comienza a vivir plenamente su vida.

-¿Tiene su manual la bendición Vaticana?

-Ni idea. Son umbrales demasiado altos para mí.

-A quién dirige sus consejos para hacer el amor?

-Sobre todo a los matrimonios, pero también lo leen muchas personas no casadas. Y también lo leen, y les gusta mucho, los no creyentes.

-Habla en un capítulo del «sexo a tope...»

-El sexo no es como en las películas. Hay que ayudar a las personas a desbloquearse de sus prejuicios y de sus dilemas morales, para que no tengan miedo de gozar plenamente de su vida sexual y sean felices al mismo tiempo desde el punto de vista espiritual.

-¿Hasta qué edad recomienda que se practique?

-No hay límites. Mientras puedan, que sigan haciéndolo como Dios manda.

-¿Antes de la boda, continencia total, y después, felicidad plena?

-Depende de cómo se entiendan la espera y el vínculo, que es el matrimonio. Muchos cónyuges, al ver lo que significa el matrimonio-vínculo que les une y al estar decididos a tener una relación para siempre, lamentan las experiencias que han tenido anteriormente: no se trataba de amor.

-¿Su «Kama Sutra católico» (sic, así lo subtitula) no entra en colisión con la Iglesia?

-Si entendemos el Kama Sutra como una forma de espiritualidad en Oriente, entonces es contrario. Mi libro trata de dar consejos prácticos sobre cómo hay que construir el vínculo matrimonial y la gente a veces lo relaciona con el Kama Sutra.

-¿Hay riesgos del mal en un matrimonio?

-Evito esa mentalidad, y muy conscientemente muestro lo bello que es vivir de una forma normal la sexualidad en la vida de amor, porque el amor y la sexualidad están estrechamente relacionados.

-¿Reprimir la sexualidad es culpa de la Iglesia, o quizás lo sea de Stalin y los nazis?

-Se le echa la culpa a la Iglesia porque es como «el chivo expiatorio». Y así, muchas personas que han hecho algo mal se sienten «más inocentes». En nuestra visión de la sexualidad han influido, por ejemplo, las guerras causadas por Hitler, Stalin o por quien fuera, que han provocado traumas psicológicos relacionados con la sexualidad. Los soldados han cometido violaciones o agresiones sexuales sobre el enemigo. Se sabe que los marineros de Colón trajeron enfermedades venéreas que eran desconocidas en Europa. Y quienes se contagiaban no tenían una vida sexual feliz.

-¿Es partidario usted de utilizar el preservativo?

-Soy partidario de que las personas gocen plenamente de su feminidad y masculinidad. El acto sexual sin preservativo es mucho más placentero.

-El Papa ha diferenciado entre dos formas de usar el preservativo: una como anticonceptivo, y otra por motivos médicos.

-Cuando se usa por motivos médicos de lo que se trata es de proteger la salud humana. Hay personas que son poco conscientes de que por culpa de su vida sexual se producen verdaderas tragedias. Esto constituye también cierta enfermedad de su espiritualidad y de su mentalidad. Al admitir el preservativo por motivos médicos, no aceptamos un mal menor, sino que se persigue un bien mayor.

-¿Tragedias, qué tragedias?

-Por ejemplo, la prostituta que contagia a su cliente sin darse cuenta del mal que eso supone. Luego, ese cliente puede contagiar a su mujer. Son personas que no tienen sensibilidad moral, no reconocen el bien y el mal.

Sin apartarse de Dios
Fraile capuchino desde hace 25 años, y sacerdote desde 1991, el Padre Ksawery Knotz se dedica en Cracovia a la formación pastoral de matrimonios: «Hacemos cursos y retiros dedicados a la vida matrimonial y también a la sexualidad». Sus consejos los reúne en el libro «No le tengas miedo al sexo, así que ama y haz lo que quieras»
(www.rljediciones.com).
«Una vida sexual bonita está unida con descubrir a Dios y con profundizar espiritualmente en el interior del ser humano. Podemos vivir una vida sexual feliz sin apartarnos de Dios, pero a veces ocurre que hay cosas que no son pecado que ellos consideran que son, y otras cosas que son verdaderamente muy perjudiciales entienden que no lo son. No entendemos la sexualidad porque no vemos la armonía que existe entre la felicidad que buscamos y la vida que Dios nos propone».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada