jueves, 21 de marzo de 2013

La Mente Racional y la Mente Emocional o Deseante

Dice Kelly McGonigal en Autocontrol, que «la fuerza de voluntad es uno de los elementos determinantes para predecir el éxito que una persona tendrá en la vida». La autorregulación parece salvarnos de un montón de problemas de salud, conflictos afectivos e incluso financieros.

Algunas de las temáticas de las que abarca este libro son: 
  • Qué es la fuerza de voluntad y por qué es importante
  • Por qué el autocontrol es como un músculo
  • Por qué confundimos los deseos con la felicidad
  • Las limitaciones del “no lo haré”
  • Cómo claudicamos cuando nos sentimos mal

Sin advertirlo, el lector no solo verá incrementadas su capacidad de atención y perseverancia sino que alcanzará con facilidad objetivos que habían acabado por considerar inalcanzables.

Pero ¿qué podemos hacer para no sucumbir a las tentaciones, para no perder de vista nuestros objetivos a largo plazo? Entrenar a fondo el músculo de la voluntad. Como los demás músculos de nuestro cuerpo, el de la fuerza de voluntad necesita estar tonificado para ser capaz de responder a los retos que le presentamos.

Lo más importante es comprender que en nuestro interior conviven distintas personalidades: la que desea la gratificación inmediata y la que persigue un fin superior. La que se siente tentada y la que se resiste. La que se estresa, la que se asusta y se descontrola, y también la que encuentra la serenidad para elegir con tino.

Mediante técnicas que van desde el sueño hasta la nutrición, pasando la respiración o la meditación, Kelly McGonigal propone un viaje durante el cual se nos incita a no hacer nada… salvo dar una oportunidad a sus propuestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada