domingo, 27 de mayo de 2012

Ernesto Ekaizer: Indecentes



2. Aterrizaje suave
El presidente Zapatero le pregunta en un vuelo en helicóptero a Ávila, en 2006:
-David, ¿cuánto tiempo de expansión económica me queda?
-La desaceleración ya ha comenzado. Pero el ciclo económico tiene su inercia… Hay cuerda para un año más, como máximo. Tenemos que preparar un aterrizaje suave…
3. Doctor Catástrofe
«Vamos a tener un aterrizaje forzoso en lugar del aterrizaje suave que espera la mayoría de la gente», explicó (…) « Podemos estar en una situación en la cual el estallido de las burbujas de la vivienda provoquen una caída de la actividad económica en el mundo». Palabras de Roubini pronunciadas el 7 de septiembre de 2006 en un seminario del FMI

4. Un cristiano primitivo entre leones hambrientos
Rajan había escandalizado, en agosto de 2005, a la secta de economistas, banqueros y gobernadores de bancos centrales. Rajan, por tanto, se da cuenta de algo en lo que no había caído, lo que llama el pecado cardinal de los economistas, y es que había supuesto que la securitización tendría lugar en un contexto en que todas las demás variables seguirían siendo las mismas. Ahora, al ver los datos, advertía que no era así.
5. «No dejen que un político dirija el FMI»
Raghu Rajan, que trabajó cinco meses con el director gerente Horst Köhler, desde octubre de 2002 hasta primeros de marzo de 2003, y con su sucesor Rodrigo Rato, treinta meses, entre junio de 2004 y diciembre de 2006, ha reflexionado sobre su experiencia profesional a la luz de los escándalos de Dominique Strauss-Kahn: «No dejen que otro político dirija el FMI».

6. Pensamiento endogámico
El 10 de enero de 2011, la Oficina de Evaluación Independiente (OEI) del Fondo Monetario Internacional (FMI) publica un análisis del comportamiento de la institución durante el periodo de gestación de la crisis: «El desempeño del FMI en el periodo previo a la crisis financiera y económica: la supervisión del FMI de 2004 a 2007» (…) El resultado es una crítica devastadora al nulo papel de la institución.

7. Oyen, pero no escuchan
Si la Oficina de Evaluación Independiente del FMI hace una crítica demoledora al comportamiento de la institución durante la gestación de la crisis financiera que desemboca en la Gran Recesión, hay otras instituciones que sí han hecho advertencias muy serias sobre lo que se incubaba. Y son totalmente ignoradas. O acalladas.

SEGUNDA PARTE

1. Lo que sube, ¿nunca cae?
En tres meses el BCE volverá a reducir los tipos para ayudar a salir de la recesión a Alemania. El 5 de junio de 2003, en efecto, Duisenberg y Papademos bajan el pulgar y ordenan una rebaja de medio punto más, para dejarles en el 2 por ciento. La salida de la recesión alemana bien vale una burbuja en otros países de la Eurozona. Como España e Irlanda. (…) La burbuja de la vivienda en España conoce, así, un nuevo y definitivo estímulo procedente del BCE.

2. Homicidio negligente
El economista y profesor de la Universidad de Brown, Estados Unidos, Ross Levine, sostiene que al actuar con imprudencia, los «reguladores y responsables políticos ponen temerariamente en peligro el sistema financiero global». ¿Cuál es su veredicto? «El sistema financiero de Estados Unidos es un caso de "homicidio negligente".

3. La amnesia del gobernador
El gobernador del Banco de España no solo niega la existencia de los riesgos sino que va más allá.
—Yo lo que veo, David, es que la economía se desacelera de forma gradual. Esto es lo que vemos en los precios del sector inmobiliario. Más bien creo que se inicia un nuevo ciclo expansivo.

4. Una voz disidente
«—¿Dónde coño ves la crisis, David? Que nos hundimos,
¿no? —dice sin disimular la sorna Sebastián. —¿Te has mirado
las matriculaciones de coches de lujo? Van como un tiro»

(Miguel Sebastián a David Taguas, durante una cena en casa de Luis de Rivero, presidente de la constructora Sacyr Vallehermoso, en septiembre de 2007)

La salida de Taguas (de la Oficina económica del presidente en 2008) supone la eliminación de la única voz disidente en la estructura misma del poder, La Moncloa, con el punto de vista económico oficial que representan Solbes y Fernández Ordóñez. Es el economista que advierte desde aquel primer día que viaja con Rodríguez Zapatero de La Moncloa a la fábrica de Nissan, en Ávila, sobre el año que resta de expansión, y el que va previniendo sobre la crisis ante la incredulidad del presidente.

TERCERA PARTE

1. Yo abjuro, mayo de 2010
En una de las mesas bilaterales que se organizan en los Jardines de la Casa de los Señores, en Hannover (…) el ministro Sebastián se reúne con el ministro de Economía y Tecnología alemán, el político del partido democrático liberal Rainer Brüderle.

—Tenemos un problema muy serio en Grecia. Y esta vez no podemos mandar los tanques —dice no sin ironía Brüderle.
—El Banco Central Europeo debería cambiar su conducta y actuar sin más demora, es necesario frenar el posible contagio de un problema que en estos momentos es susceptible de ser controlado. El BCE debe intervenir —señala Sebastián.
—El BCE no está para resolver los problemas fiscales de los países —zanja Brüderle.
Agosto 2008
—No puedo estar de acuerdo —enfatiza Sebastián, irritado (con el ministro Pedro Solbes y el Secretario de Estado de Economía, David Vegara, por negar éstos una evidente contracción en el crédito.
—Miguel, no insistas, déjales, si es que están en otro mundo, por favor, para ya —susurra por lo bajo Magdalena Álvarez, ministra de Fomento, que se sienta a su lado.

2. Un chantaje en toda regla
Nace así el «síndrome Zapatero». Un presidente que renuncia a ser líder de su partido. Un presidente que responde a los mercados cediendo buena parte de las condiciones que estos exigen primero y anticipando las elecciones después. Y llegados a esta encrucijada, ni siquiera es posible asegurar la celebración de las mismas, ya convocadas, sin rescate.

3. La carta de la que todos hablan y nadie ha visto
En Francfort, en la llamada Eurotower, el edificio del Banco Central Europeo, se pulen los borradores de las dos cartas confidenciales que, según lo acordado en la reunión del consejo de gobierno, serán dirigidas en las horas siguientes a Silvio Berlusconi y José Luis Rodríguez Zapatero. Allí constan las condiciones para desencadenar la intervención en los mercados de deuda.

4. El gambito de la reforma constitucional
La carta confidencial solo la conoce el presidente, la vicepresidenta y le es leída por teléfono a Alfredo Pérez Rubalcaba. Pepe Blanco, ministro Portavoz, ignora su contenido. Solo va a declarar, durante semanas enteras, lo que le dicen que tiene que declarar. Sospecha que tiene que ver con el BCE, pero no lo sabe realmente. (…) Al BCE se le han cruzado los cables. Su maniobra para poner de rodillas a Berlusconi y a Rodríguez Zapatero antes de proceder a la compra de la deuda pública se le complica con la incertidumbre que viene del otro lado del Atlántico a raíz de esta rebaja de la calificación crediticia de Estados Unidos, previsible pero no por ello menos explosiva.

5. Agosto de 2011, repetición de jugada
El lunes 8, mientras se está materializando la compra de bonos públicos españoles por parte del BCE, Rubalcaba, que ya ha comentado en privado con algunos colaboradores de su equipo económico el contenido de la carta, y según anticipa en la cena de cumpleaños de Rodríguez Zapatero del jueves 4 de agosto, aborda el tema salarios. El candidato socialista hace un llamamiento «urgente» a patronal y sindicatos para que «se reúnan y acuerden una política de rentas que incluya moderación salarial y reinversión de beneficios para crear empleo».

6. El vértigo de Zapatero
Poco después de la llamada del presidente, suena el teléfono móvil de Fernández Toxo. Es el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez. También va a acudir el miércoles a la reunión. Le comenta que han atravesado unos días de infarto.
—Has hablado con el presidente. La verdad es que la cosa está muy mal —dice el ministro—. Se lo he dicho a Cándido. Si de algo os puede servir mi palabra, desde que estoy en el Gobierno nunca he visto peor la situación. El presidente ha recibido una carta del Banco Central Europeo, en la que hay exigencias en materia laboral
—Sería bueno que nos dejes una copia antes de la reunión, Valeriano.
—No, no puedo. El presidente tampoco me la deja a mí. Pero sé lo que dice la carta.
—Oye Valeriano, pero si me dicen mis colegas de los sindicatos de Italia que allí han trascendido detalles de la carta que han enviado al Gobierno.
—Aquí, Ignacio, nadie fuera del presidente y de la ministra de Economía conoce la carta.

7. El hombre que mató a Liberty Valance
Desde su vuelta de Cerdeña, David Taguas está encerrado en su piso madrileño, (…) llama a Rafael Doménech, economista jefe del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) para España y Europa, y antiguo subdirector de la Oficina Económica del Presidente el año y medio que Taguas ha estado al frente, y a Jesús Fernández-Villaverde, profesor de Economía en la Universidad de Pennsylvania. Con ambos analiza por teléfono y por correo electrónico los antecedentes de la regla de oro en Alemania. Encarga una traducción fidedigna al español de los artículos 109 y 115 de Ley Fundamental alemana, modificados en la reforma de mayo de 2009 (…) Taguas escribe varias «notas confidenciales» para el presidente, bajo el título: «Una regla fiscal en la Constitución española».

8. Rubalcaba riñe a Elena Salgado
Mariano Rajoy, Elena Salgado, Alfredo Pérez Rubalcaba. Este es el orden que Rodríguez Zapatero va a seguir para informar sobre su decisión (de reformar la Constitución) durante la mañana, tarde y noche del 22 de agosto de 2011.
Rubalcaba, a su vez, mantiene una durísima conversación telefónica con su amiga, la ministra Elena Salgado. Le reprocha amargamente que no le haya tenido al corriente, al menos de los pocos elementos de juicio de los que podía disponer. Y comunica con sus colaboradores incluso entrada la madrugada. Llama por teléfono a Valeriano Gómez, que duerme. Queda registrada una llamada perdida del teléfono de Rubalcaba. Es la una de la madrugada del martes 23. A la mañana siguiente, en el Congreso le explica el motivo del telefonazo. Era para comentarle la gran noticia.

9. La economía política del fraude inocente
En el año 2004, a la edad de 94 años, dos años antes de su muerte en 2006, el economista norteamericano de origen canadiense John Kenneth Galbraith escribe su última obra. Se trata de un texto que titula La economía del fraude inocente. Aquí describe una serie de dogmas asumidos como verdades científicas por economistas de prestigiosas universidades, medios de comunicación y gran parte de los políticos de todos los países. Al utilizar el concepto legal de «presunción de inocencia», sugiere que los autores del fraude no solo cometen un error sino que, incluso, carecen de la capacidad suficiente para discernir lo que realmente hacen. Es posible que Galbraith sea deliberadamente cándido e ingenuo. José Luis Rodríguez Zapatero antes y ahora Mariano Rajoy van unidos de la mano en lo que se podría llamar la crónica del fracaso anunciado de la política para salir de la crisis, iniciada por uno y continuada por el otro.
10. La sobredosis
El Gobierno del PP consagra la doble versión de que la crisis es el resultado del descontrol del déficit público por parte del Gobierno de Rodríguez Zapatero y de que su impacto sobre la economía real se explica como una «crisis laboral» por el sistema de relaciones laborales vigente. La realidad, en cambio, es otra. El déficit en el caso de España es el resultado de la crisis y no su origen; y el paro, a su vez, es producto de la flexibilidad de los contratos, que responde a las necesidades de la construcción, industria que absorbe gran parte de la creación de empleo durante la burbuja.
Epílogo
El 30 de marzo de 2012, el Gobierno de Mariano Rajoy, tras fracasar el PP en su objetivo de ganar las elecciones autonómicas de Andalucía por mayoría absoluta y obtener resultados mediocres en Asturias, y tras la huelga general del 29 de marzo, anuncia el ajuste presupuestario que venía postergando por razones electorales. La economía ya está en recesión y el Gobierno prevé una caída de la actividad del 1,7 por ciento en 2012. Y aún así centra el tijeretazo en un recorte brutal de la inversión pública, en continuidad con la poda ya iniciada en los presupuestos aprobados en 2010 para 2011, lo que implica fortalecer, sin atenuantes, las tendencias contractivas pues el sector privado continúa su larga marcha hacia el desendeudamiento. Con el sector público en contracción y con el privado paralizado por el peso de la deuda, la economía española está en caída libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada