viernes, 6 de abril de 2012

El periodista Rafael Nadal ha ganado el premio Josep Pla 2012 con "Quan érem feliços"

El periodista Rafael Nadal ha ganado el premio Josep Pla 2012 con "Quan érem feliços", que la editorial Destino ha puesto a la venta. El libro ha obtenido, de entrada, un éxito fulgurante. Su autor, Rafael Nadal es un viejo conocido de la prensa catalana, ya que lleva años escribiendo en diversas publicaciones: periódicos, revistas, etc. de nuestro país. Ahora nos hace llegar unas memorias de su infancia y juventud, vividas en la posguerra civil, aunque se adentra también en el presente cuando conviene. "Quan érem feliços" es la historia familiar de los Nadal-Farreras de Cassà y Girona: abuelos, padres y sus otros once hermanos (Quim, Pep, Nando, Jordi, Manel, Maite, Jaume, Toni, Anna, Mercè y Elena), ilustrando el texto con las fotografías propias de un álbum de familia.

Rafael Nadal enseguida capta la atención del lector y el libro se lee con placer por su sencillez, nitidez y sinceridad. Además, se adentra en la descripción de los paisajes gerundenses, de la botánica del país, de los trabajos marítimos y agrícolas: siempre relacionado con la vida de los padres y hermanos.

Del libro se desprende la felicidad, y algunas dificultades, propias de una familia numerosa, unida y libre. Rafael Nadal lo describe con toques de buen humor, de reflexiones religiosas, sociales, educacionales –sobre todo su estancia en el internado del Collell–, culturales, costumbristas, políticas, económicas, etc. Para ilustrarlo bien, el autor baja a muchos detalles entrañables o íntimos sobre su baba Teresa, las actividades profesionales y familiares de los padres, la pertenencia del padre a la Acción Católica y al scoutismo y –más tarde– su ya larga pertenencia al Opus Dei junto con su esposa. El autor destaca, en uno de los capítulos, la entrevista en Roma de sus padres con el fundador del Opus Dei, el cual les habló especialmente de la libertad en la educación de los hijos; también alude a muchos otros familiares y amigos que hizo en estancias en el extranjero, durante viajes profesionales, etc. Rafael Nadal acude a muchos hechos y costumbres –fiestas religiosas, veraneos en la costa gerundense y en la masía familiar– así como a las diversas experiencias que marcaron el itinerario vital familiar de todos ellos: entre otros se refiere con amor a la muerte del hermano Toni en un desgraciado accidente marítimo. No deja de lado cómo cada uno de los hermanos se ha hecho un hueco importante en el mundo político, intelectual, cultural y social de Cataluña.
Termina la obra con el emotivo recuerdo del 63º aniversario de la boda de los padres; es como un colofón y una muestra de agradecimiento y homenaje a sus padres, que les ayudaron a alcanzar las metas a las que cada uno de ellos ha llegado.
Josep Vall i Mundó

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada