jueves, 21 de agosto de 2014

Karin Schlanger durante la clase maestra que ofreció en Lima durante el seminario “La Terapia Breve "

Karin Schlanger

Si algo me impresionó de las intervenciones de Karin Schlanger durante la clase maestra que ofreció en Lima durante el seminario “La Terapia Breve de Palo Alto en la aplicación a parejas”, fue la capacidad, la maestría con que aplicaba cada una de las reestructuraciones– a través de metáforas, cuentos y los propios recursos del consultante- que demandaban los casos que supervisó detrás del espejo unidireccional, y uno que particularmente y en su totalidad le tocó atender, demostrando que es la concepción del problema lo vital y decisivo para la solución en el modelo del Mental Research Institute, donde Karin es una figura emblemática y dirige el Centro Latino, donde escribió junto con Richard Fisch “La terapia breve con casos intimidantes: cambiar lo incambiable”.
Su especial sentido del  humor, la personalidad -y curiosidad- con que dirige cada una de sus dudas (demostrando que algo aparentemente tan simple como la actitud, responde verdadera a la postura del terapeuta. Todavía recuerdo su “problema para entender bien algunas cosas”) demuestran de inmediato lo importante que es la experiencia para elaborar algunas referencias y dirigir cada una de las intervenciones disciplinadamente (“ese es otro enfoque”, repetía Karin cuando alguien expresaba alguna hipótesis o se centraba de inmediato en las soluciones), ampliando y reduciendo el número de “imágenes” o concepciones que las personas tienen de la realidad,  para descubrir posibilidades allí donde no las hay o donde las personas se han aferrado únicamente a una.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada