lunes, 22 de abril de 2013

Xavier Horcajo La Pasta Nuestra


Horcajo: "Quien levanta la voz en Cataluña entra en el gulag de los zombis"

El periodista de Intereconomía Xavier Horcajo presenta La Pasta Nostra, el fiel resumen de los "33 años de poder convergente en Cataluña".

Xavier Horcajo, en un momento de la entrevista con Libertad Digital | LD/C. Jordá
Periodista y doctor en Economía Aplicada, Xavier Horcajo acaba de publicar un libro titulado La Pasta Nostra y editado por Sekotia, que resume en algo más de 200 páginas nada menos que 33 años de "poder convergente en Cataluña". Caso tras caso, Horcajo desentraña los avatares de la vida de Jordi Pujol, desde que se hizo cargo del banco que fundó su padre, Banca Catalana, hasta que se convirtió en el "patriarca" de una familia que se propuso heredar Cataluña y sus riquezas.
Horcajo, que ejerció de periodista en diferentes medios en Cataluña (AvuiEl País) durante décadas, conoce de cerca los casos de corrupción y abuso de poder que han trufado la historia del nacionalismo catalán. Una experiencia que le ha costado la persecución y el destierro. "Yo me tuve que ir de allí porque quien levanta la voz en Cataluña entra en el gulag de los zombis". Dice Horcajo que a uno le firman el "certificado de defunción desde el punto de vista civil. No serás contratado, serás aislado y se te considerará dudoso o fuera de la tribu". Recuerda casos muy recientes como el de Albert Boadella, o el de políticos como Vidal Quadras Albert Rivera, a quienes los nacionalistas tachan de "botiflers".
Lo que sucede en Cataluña es que "los que cortan el bacalao son 200, se conocen todos y son además de las mismas familias" porque "han tenido muchos cruces sanguíneos".
"Hay una cosa que poca gente sabe", cuenta Horcajo en declaraciones a Libertad Digital, "y es que Jordi Pujol antes de intentar el salto a la política intentó dar el salto a la presidencia del Barça" aunque, obviamente, no lo consiguió. El padre de Jordi Pujol "era el fundador de Banca Catalana", una entidad "catalanista en tiempos de Franco" que "hacía muchas trampas para sobrevivir. Algunas de ellas, quedarse con algún banco que le sugiere el Banco de España para quedar bien en Madrid" y no le atosiguen con inspecciones.
Horcajo recuerda que Jordi Pujol se convierte, tras Banca Catalana, en el líder de "algo que, hasta entonces era bastante cobarde, el nacionalismo catalán" y tras haber sido encarcelado por el franquismo por "un tema del Palau de la Música", Pujol se presenta a las elecciones "con el marchamo de haber sido el hombre que fue a la cárcel por enfrentarse a la dictadura". Las municipales las pierde, pero, contra pronóstico, gana en las autonómicas.
(Xavier Horcajo, en un momento de la entrevista con Libertad Digital | LD/C. Jordá)

El error de Alfonso Guerra

Fue a partir de entonces cuando, tras hacerse "presidente de la Generalidad, al principio de forma un tanto timorata" aprovecha a su favor un paso en falso de Alfonso Guerra. Desde el Gobierno central –ya en manos de Felipe GonzálezAlfonso Guerra "le monta aquello que se conoció como operación Banca Catalana", es decir, "intenta, desde el Estado, que Pujol se arrodille". Entonces, el joven líder nacionalista se envuelve en la bandera y dice que "es una cuestión política que van a derribarle porque es catalán". Monta una campaña "con la ayuda inestimable de Miguel Roca y Luis Prenafeta" que logra que la gente se identifique con Cataluña.
Aquel fue, señala Horcajo, el momento a partir del cual "arranca una figura fulgurante en política, de un Pujol que el propio PSOE no se atreve a combatir". Ni el PSOE ni posteriormente el PP, como recuerda el autor de La Pasta Nostra, citando aquellos pactos del Majestic o el "catalán en la intimidad" que hablaban Pujol y Aznar.
A partir de ahí, años de impunidad y dominio de la familia Pujol. Tiempos en los que "los hijos de Pujol hacían" de intermediarios "de toda esa capacidad de gestión que la amplísima autonomía que tiene Cataluña concede a la Generalidad. Desde las emisoras de radio hasta las obras públicas, pasando por los suministros sanitarios o cualquier concesión de Transporte", explica Horcajo. "El resumen", dice, "que llegamos al año 2000 y estos tipos se creen impunes a la ley y al derecho".
(Xavier Horcajo, junto a un ejemplar de su nuevo libro La Pasta Nostra| LD/C. Jordá)

Madrid, culpable

Para Horcajo, la clave se encuentra en "la capacidad administrativa de la Generalidad maleada por unos señores que son una especie de" bacteria que "lo que quiere es parasitar la economía y sociedad catalana y que se lo lleva crudo aprovechando la debilidad del Estado allí".
En este sentido, Horcajo culpa a Madrid, o a los partidos en el Gobierno central de buena parte de lo que sucede en Cataluña porque "desde hace más de 20 años" los representantes del Gobierno en Cataluña tienen que ser "personas pactadas por CiU". Algo, en opinión de Horcajo "muy grave que debilita al Estado" en tanto en cuanto "el Estado deja de estar en Cataluña".
Dice Horcajo que en Madrid "han mimado y consentido" a Pujol. Por este motivo, "el propósito del libro es que caiga el velo para los españoles y los catalanes. Ojo, que los españoles no catalanes también son bien bobos creyéndose a tíos como Durán y creyendo que si pactamos con ellos, esto no llegará a mayores".
Cuando nos preguntamos por qué los nacionalistas "odian a España" es, según Horcajo, porque creen que "España nos roba", y este mensaje es terrible "porque España ha desaparecido de allí durante treinta años y a España ni se la quiere ni se la espera".

"Somos diferentes, somos mejores"

De este modo, se ha transitado hacia "este mundo de ensueño y colorín" que ha terminado cambiando "la mente de los catalanes y les ha conducido hacia el odio". Una ingeniería social que le dice a los catalanes "que somos diferentes, somos mejores". Por ese motivo, "creí necesario escribir un libro, escribir algo que le diga a la gente que no son ni mejores ni peores, y que, en todo caso, bastante peores gestionando el dinero de los ciudadanos".
En esta complicada ingeniería social juega un papel fundamental la "desaparición de los medios de comunicación" en Cataluña, donde ahora son "estómagos agradecidos" que "firman editoriales conjuntos para defender el derecho a decidir".
Además, otro gran problema de Cataluña es "el 3%," porque "si allí el presidente del país te dice que para instalarte y vender más tienes que darle el 3%", al final lo haces y esto "en Cataluña lo sabe mucha gente". Así, "de los seis hijos de Pujol, cinco son multimillonarios. Algunos quieren ser ciudadanos fiscales madrileños, otros son unos de los que se acogen a la amnistía fiscal, casi todos tienen cuentas por aquí y por allá. De ellos, dos viven en Madrid, otros viven en México. De ellos, el mayor ha hecho de recaudador del partido al tiempo que ha hecho de recaudador de la familia. Esto es un desastre y un desastre de los que hay que hablar para poner a cada uno en su sitio", sentencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada