martes, 17 de noviembre de 2015

Bert Helinger Constelaciones Familiares

Me encontré con las constelaciones familiares, porque ya las había antes de mí, cuando Thea Schoenfelder me las dio a conocer durante las semanas de Psicoterapia en Lindau y me eligió como representante del padre de un joven esquizofrénico.  Completamente ingenuo me dejé colocar seguro de mí mismo y con buen ánimo. De repente  cambió de sitio al representante del joven y caí en un abismo. Ya no era yo mismo. Al final de la constelación me sentí como en otro paisaje ,amplio  y tranquilo. Después la encontré una vez más en las semanas de Psicoterapia en Lindau. De nuevo estuve profundamente conmovido por su trabajo con las constelaciones familiares, pero no podía entenderlo, sobre todo porque no decía nada sobre el trasfondo. Años después asistí por cuatro semanas a un seminario extenso sobre terapia familiar en Snowmass, en lo alto de las Rocky Mountains. Fue dirigido por  Ruth McClendon y Les Kadis. También mostraron algunas veces las constelaciones familiares. Una vez más estuve en el rol de un representante y otra vez tuve mis altibajos. No pude comprenderlo y ellos tampoco lo explicaron. Un año después vinieron Ruth McClendon y Les Kadis a Alemania y ofrecieron dos cursos en  terapias plurifamiliares, es decir, por cinco días hicieron terapia simultáneamente con cinco Familias, Padres e hijos. Nuevamente pude difícilmente comprender los detalles. La experiencia estaba ahí pero el comprender no. Aún así me di cuenta que aquí está el futuro. Después de un año llegó el momento. Me atreví a esa tarea. Antes ocurrió algo que me facilitó el acceso. Empecé a comprender a donde llegaban las constelaciones familiares. Por muchos años ofrecí cursos a partir del „Análisis de Guión“ que desarrolló Eric Berne el creador del „Análisis Transaccional“. En su libro „Qué dice usted después de decir hola?“ lo describe extensamente. El descubrió que vivimos nuestra vida según un plan secreto, que como un guión representamos casi literalmente en el escenario de la vida. Con esto comprendí que ese guión que actuamos en nuestra vida ya fue anteriormente representado  por otra persona de nuestra familia. Que lo asumimos en su mayor parte y básicamente lo repetimos. Repentinamente percibí lo que era una implicación sistémica y entendí de donde surge: Nuestra vida está implicada en el destino de otra persona. Estamos implicados en el destino de personas que desaparecieron de nuestra familia porque se les olvidó o se les excluyó. En un momento entendí, lo que ocurre en una constelación familiar. En una constelacion familiar surge a la luz a través de los representantes quienes son los excluidos y como se pueden reintegrar en la familia y en nuestro corazón, para el alivio de muchos. Por el mismo tiempo se me ocurrió, mientras escribía una conferencia sobre culpa e inocencia en sistemas, que hay un orden de procedencia o ley de jerarquía, o sea que en un sistema los que estaban primero tienen prioridad sobre los que llegaron después. Para mí desde este punto siguió  la historia exitosa de las constelaciones familiares. ¿Cómo fue? Leyendo este libro[1] usted también lo puede experimientar internamente con un alivio y una nueva plena confianza.
¿Qué es lo especial de las Constelaciones Familiares?
Las constelaciones familiares se desarrollan muy fácilmente. El constelador elige representantes para la familia del cliente y éste los coloca enfrente de un grupo en relación unos con otros. Algunas veces es el cliente quien elige a los representantes. Los representantes se sienten de repente como las personas a las que están representando. Sin conocerlas y sin que se haya dicho algo sobre éstas. Algunas veces hablan con la voz de estas personas y tienen sus síntomas. Por ejemplo comienzan a temblar o no escuchan ni ven correctamente. Este fenómeno es difícil de imaginar y no se puede explicar convencionalmente. Si se intenta, se puede decir que  el representante entra en otro campo espiritual. Rupert Sheldrake lo llama un campo morfogenético, es decir, en este campo están almacenados en una memoria colectiva los acontecimientos anteriores y los sentimientos relacionados de un grupo. Añadiría, que ese grupo tiene también una conciencia colectiva que les ordena lo que tienen que hacer o dejar hacer para merecer y asegurar la pertenencia a ese campo espiritual y a su familia. Todo esto se puede apreciar, pero aún así no es suficiente para una explicación extensa.
El Proceso
Antes de que continue, describiré cómo en un principio se desarrollaba una constelación familiar y los efectos que tenía. Después de que los representantes eran colocados, se le preguntaba al cliente cómo se sentía. Por regla general se sentía  muy consternado por el resultado, porque era muy diferente a lo que se había imaginado. Entonces se les preguntaba a los representantes cómo se encontraban. Después se les cambiaba de lugar hasta que todos se sentían bien. Frecuentemente se elegían a otros representantes y se les incluía. Por ejemplo, cuando todos miraban a la misma dirección significaba que habían mirado a alguien que fue excluido o olvidado en una familia.  Muchas veces se trató de un niño que murió en edad temprana. Cuando alguien fue colocado como representante para ese niño, los otros dieron un suspiro de alivio, de esta manera pudo salir a la luz un orden oculto del amor, que más tarde  se demostró como fundamental. ¿Qué era ese orden del amor? Cada miembro de una familia tiene el mismo derecho de pertenenciaMuchos problemas en una familia, así como enfermedades, tienen sus raíces en la exclusión de un miembro familiar. Por ejemplo, cuando a un niño se le apartó o se le mantuvo en secreto. Toda la atención en la constelación se concentraba en la familia presente o en la familia de procedencia. Principalmente cuando se trataba  de una pareja con hijos, se podía ver a menudo que sus problemas estaban relacionados con algo inconcluso en la familias de origen. El enfoque se quedaba limitado en estas dos familias. A pesar de esto resultaba muy exitosa esta forma de constelación familiar. Ha ayudado a muchas personas. Se ha entendido como una ampliación de la Psicoterapia y se ha quedado en gran parte limitada a ese campo.
La evolución de las constelaciones familiares
La evolución de las constelaciones familiares ha ido acompañada de un nuevo entendimiento de nuestra alma y nuestro espíritu. Pero sobre todo de una nueva comprensión de los límites de nuestra conciencia. Por ejemplo cuando nuestra conciencia pone límites a nuestro amor y a nuestras relaciones.
Hellinger sciencia®
Este entendimiento lo concentré más tarde bajo la denominación „Hellinger sciencia“.  Se ha comprobado que mis percepciones sobre los órdenes del amor son válidas para todas nuestras relaciones, mucho más allá de nuestra persona y de nuestra familia. Son una ciencia propia, una ciencia creadora en movimiento. Esta ciencia sale a la luz en las constelaciones familiares, se experimienta. Esta ciencia disuelve los límites de las anteriores constelaciones familiares y los límites de la Psicoterapia.
Las constelaciones familiares espirituales.
Antes de que continue, diré algo acerca del espíritu y como se manifiesta en los movimientos de nuestro cuerpo y nuestra alma. Aquí regreso al fenómeno en el cual los representantes de una constelación familiar de repente se sienten como las personas a las que representan sin saber algo de ellas. Después he preguntado sólo en raras ocasiones, cómo se sienten. Frecuentemente he colocado sólo a un representante del cliente en lugar de colocar a toda la familia. Para esto era importante, que el representante –sin saber algo del cliente- se abandonara sólo al movimiento interno, tal como se sentía tomado por él, interna y exteriormente. Esta manera de proceder va más lejos de las constelaciones familiares clásicas. Ya no se preguntaba sobre los sentimientos. Ninguna pregunta sobre las expectativas y miedos. La constelación no se dirigió hacia un objetivo que haya sido fijado por el cliente y al que se haya puesto al servicio el constelador. Todo se abandonó a los movimientos, de la manera en que fue tomado el representante por éstos. Se fue  mucho más allá de la idea que se tiene de problema y solución y más allá de la Psicoterapia en su sentido habitual. De repente salió a la luz, qué era lo que realmente ocurría en los representantes, cuando se percibían movidos por una otra fuerza. Se percibían como un “medium”, movidos y tomados por el poder de otra fuerza. También el constelador seguía esos movimientos. También él se dejaba tomar y guiar por éstos.
 
Ejemplo
Si el representante del cliente permite ser guiado por  los movimientos del espíritu, mira algunas veces al suelo sin que pueda evitarlo. Con la experiencia de muchas constelaciones sabemos lo que esto significa. Ese representante está mirando a un muerto, más aún es atraído hacia un muerto. Esto es, diciéndolo muy claramente: El cliente quiere morir.  De esta manera sale a la luz el movimiento verdadero tratándose de (la situación de) este cliente. En sintonía con este movimiento interviene el constelador. Escoge un representante para ese muerto y le pide que se acueste en el suelo boca arriba  enfrente del primer representante. También  este representante se deja llevar por el moviemiento interno. De repente surge algo diferente, algo inesperado. El representante del muerto vuelve la espalda al primer representante. Mira en la dirección contraria.  Eso significa que en lugar de mirar al representante del cliente está mirando a otra persona. Otra vez sale algo inesperado a la luz, sin que se haya dicho una sola palabra. No es el cliente quien es atraído a ese muerto, si no otra persona. Entonces elige el constelador a un representante más y lo coloca ahí donde está mirando el muerto. De repente se vuelven frente a frente y el representante del cliente suspira aliviado. ¿Qué se muestra aquí? El cliente quería morir en lugar de otra persona. Nos podemos imaginar que alivio tiene que ser para él, cuando de repente se da cuenta de que se trataba de una transferencia, de una implicación sistémica. De esta manera las constelaciones familiares espirituales superan en mucho los límites de las constelaciones familiares clásicas.
¿Quién o qué es la guía en las Constelaciones Familiares Espirituales?
Evidententemente los representantes y el constelador están guiados y poseídos por una fuerza en las constelaciones familiares espirituales. ¿A dónde son guiados? Por encima de todas las separaciones serán reunidos aquellos que antes estaban desconectados y separados. Esa fuerza es la fuerza del amor, que revoca todas las separaciones. Qué significa esto en detalle? Las diferenciaciones entre „bueno“ y „malo“  o entre „perteneciente y excluído“  que frecuentemente teníamos en primer plano ya nos son válidas. Lo que esperabamos de la actual psicoterapia pierde importancia y con esto todo lo que queriamos alcanzar con nuestra buena conciencia y voluntad. Todo esto ocurre independientemente de nuestras ideas y de nuestra manera habitual de pensar. En las constelaciones familiares espirituales se desarrolla ante nuestros ojos, sin intervenciones externas clara y evidentemente, la intervención de algo diferente, un poder espiritual. El representante y el constelador se comportan como medios, que actuan por medio de otras fuerzas. Estas conducen a soluciones que hasta ahora estaban negadas. Qué ocurre con las anteriormente practicadas constelaciones familiares? Conservan todavía su valor, pero con límites. Al mismo tiempo serán superadas en medida de que el constelador y todos los partícipes guiados por él se dejen introducir a algo más grande. Cuando se intruduzcan y   estén sujetos a la dirección de los movimientos del espíritu que superan a los intereses personales.
Pierden algo con esto? No, todos ganan.

Los límites de las Constelaciones Familiares tradicionales.
Dónde estuvieron y están los límites de las constelaciones familiares tradicionales? Se encontraban en las imágenes internas de lo correcto y lo equivocado, de la injusticia y justicia y de la libertad y la conciencia de sí mismo. Esas representaciones internas bloqueaban la vista a los órdenes del amor que se encuentran más profundamente y a las consecuencias de esta falta de orden, ya sea  transgrediendo estos órdenes, conciente o inconcientemente. Qué ordenes del amor no se observaron y no se les dió atención? En primer lugar el Orden, de que todos los que pertenecen a nuestra familia tienen el mismo derecho de pertenencia. Por ejemplo todos los niños dados a otra persona, escondidos o abortados (aborto espontáneo o provocado). También todos a los que declaramos culpables. En segundo lugar: en una familia existe una jerarquía de acuerdo al tiempo de pertenencia a la misma. Esto es: los que estuvieron ahí antes tienen primacía sobre los que vinieron después. Por eso antes de los hijos están los padres y el primogénito está antes de los hijos que nacieron después. De esta manera tiene cada miembro de la familia su propio lugar. Nadie puede ni debe disputarlo. Lo mismo vale para otros grupos. Cada intento de disputar el lugar de otro, imponiéndose por encima de él, tiene consecuencias de gran alcance. En nuestra cultura esta ley esta en mayor parte suprimida, lo cual no puede evitar que experimentemos las consecuencias de haberla infringido. La gravedad de las consecuencias por no haber atendido a estas leyes sale a la luz en una constelación familiar. Al final conduce a muertes en la familia. En otros grupos conduce  este desacato inevitablemente al fracaso y a la ruina. El desacato de esta ley precede a todas las tragedias, en tanto que alguien que nació después, intenta asumir de los que le han precedido algo que a este que llegó después le queda prohibido.
Confusión al ayudar
La ley de la jerarquía se tiene que considerar también en las constelaciones familiares. Un constelador, al cual un cliente pide ayuda, entra en ese momento en la familia, pero en el último lugar. Cada intento por su parte de ubicarse por encima de otro miembro de la familia  está condenado al fracaso. Sobre todo cuando quiere ser para el cliente un mejor padre o una mejor madre. Todavía peor cuando para una pareja quiere ser el hombre más comprensivo o la mujer más atenta. Con esto surge una relación triangular que excluye a un miembro de la pareja. En lugar de juntar a la pareja, los separa. De ahí que un constelador sólo puede ayudar cuando mantiene en alto a los padres del cliente, así como el antes ha mantenido en alto a sus propios padres y sobre todo a su madre. 

Mejor yo que tú
La violación del orden jerárquico se manifiesta en una familia sobre todo ahí donde un hijo quiere asumir algo por sus padres para salvarlos. Cuando un hijo percibe que uno de sus padres enferma tanto que tiene que morir,  o por ejemplo que su madre siente atracción por la muerte (in den Tod zieht) o se quiere suicidar, su corazón le dice: mejor yo que tú. Con esta resolución interna se manifiesta un amor profundo. Al mismo tiempo él se pone por encima de sus padres. Este amor conduce inevitablemente al fracaso. El hijo se enfermará, hasta morirá, sin que con esto haya podido rescatar a los otros. Esta confusión se muestra también a la inversa, cuando los padres en secreto le cargan a un hijo algo, con lo que ellos solos tienen que cargar. Por ejemplo las consecuencias de una culpa.  Qué dimensiónes pueden tener las consecuencias de haber infringido el orden jerárquico y a qué tragedias lleva, también aquí se pude ver claramente. La misma suerte le espera a alguien que ayuda y en relación con esto a un constelador que no ha respetado el orden jerárquico. Por ejemplo cuando al cliente le quiere disminuir o disimular las consecuencias de una violación al orden jerárquico en lugar de atribuírselos. En este sentido ayudar es un oficio peligroso, cuando el que quiere ayudar viola  o hace caso omiso de éste orden. En las constelaciones familiares espirituales no se plantea esta cuestión. Aquí se encuentra la guía en otro lugar. El constelador está al servicio de otros. Sólamente es un mediador sin inmiscuirse como se hace  en  la ayuda habitual.
El amor peligroso
La transgresión del orden jerárquico ocurre a menudo con buena intención. Ocurre por amor. Viene de un amor inocente y se transgrede con buena intención. En nuestra cultura y religión es ese amor alabado como el mas grande. Por ejemplo cuando alguien como Jesús, al menos por lo que se ha dicho de él, ofrece su vida para salvarnos de nuestros pecados. Como recompensa por su sacrificio, fue elevado al cielo con Dios y se convirtió en su hijo. En un niño, que está dispuesto a sacrificar su vida para salvar a su madre o a su padre –o en la vida, cuando alguien en su ilusión quiere rescatar a otro, en medida de que está dispuesto a tomar su destino- le conduce este amor a que se sacrifique con la idea de poder pertenecer de una manera especial a su familia o a su grupo. Esta idea y esta manera de actuar vienen de una buena conciencia.
Los peligros de la inocencia
A qué se le llama inocencia? Como se experimienta en nuestra alma? La experimentamos como la certeza de poder formar parte, hasta a costa de nuestra vida. La certeza de poder formar parte de una manera especial es más importante que la propia vida. Quien sacrifica su vida de esta manera comunmente se siente como el elegido. Aquí todavía tiene algo importancia. Los que estuvieron ahí antes son percibidos como más importantes que aquellos que llegaron después. Aquí son más importantes los padres que los hijos. Los hijos lo notan. Prefieren sacrificarse a perder a sus padres. En sentido inverso los padres le dicen internamente a un hijo „mejor tú que yo“ . Aquí también tiene efectos ocultos el orden jerárquico. Este es el trasfondo decisivo para los niños sacrificados, como era realmente en la antigüedad, o  en sentido figurado por ejemplo en la idea de los hijos „mejor yo que tu“. También encontramos esas ideas entre parejas. También aquí algunas veces le dice uno al otro internamente „mejor tú que yo“, y el otro le dice „mejor yo que tú“.

La solución.
Las constelaciones familiares espirituales superan  esta peligrosa inocencia. Aquí se encuentra cada quien directamente ante aquel poder espiritual que dirige su vida. Conduce a cada uno, si se le confía, a otra libertad más allá de los límites de nuestra conciencia y paso a paso nos libera de nuestras implicaciones sistémicas. Esto requiere que el constelador se encuentre  en ese camino y siga caminando por él. En caso contrario se sujeta tanto a sí mismo, como al cliente y los participantes en su grupo a la buena conciencia  y sus consecuencias peligrosas para muchas personas.
Las constelaciones familiares para unir a los pueblos
Sólo cuando reconocemos los límites de nuestra conciencia y los superamos en armonía con los movimientos del espíritu, son las constelaciones familiares para nosotros un camino para atravesar las fronteras entre los pueblos. Reuniremos o reconciliaremos lo que antes estaba opuesto. Por ejemplo cuando los pueblos que antes estaban en guerra o tenían que ir a la guerra lloran en común a los muertos de las dos partes. Si por encima de sus tumbas se dan la mano y en aprecio mutuo para bien de todos trabajan juntos. También aquí sale a la luz a través de las constelaciones familiares espirituales, lo que le puede estorbar a este futuro común y cómo se pueden superar esos obstáculos. Aquí  comienza también la paz en las almas, mientras ambas partes se queden juntas abajo, sin colocarse por encima de otros y sin aferrarse a recriminaciones.
La asesoría de empresas espiritual
Las constelaciones familiares con su ampliación en el área espiritual más allá de los límites de la concienciamala o buena,  se han confirmado como revolucionarias y de mucha ayuda también en los ámbitos públicos de profesión y de empresa además del ámbito personal. Sobre todo porque se adentra bastante en el pasado.  Trae a la luz las causas escondidas del éxito y el fracaso y hace posible cambios decisivos. El pasado significa aquí que también aquellos antepasados, de los cuales no sabemos nada,  porque vivieron mucho tiempo antes que nosotros, y que los acontecimientos que se quedaron sin una solución aparecen en las constelaciones familiares espirituales y en ese momento se es conciente, que nuestros antepasados siguen viviendo en nosotros y por medio de nosotros quieren concluir algo que les dará a ellos y a nosotros la paz. Con esto quedan los detalles todavía ocultos. Los movimientos decisivos sin embargo se experimentan y vienen a su fin, por ejemplo aquellos que víctimas y perpretadores mutuamente reconcilian.
La elección de una profesión.
Con esto algunas veces se muestra, que la elección de nuestra profesión está al servicio de esa reconciliación. Después de tu constelación, en la cual se contempla a los antempasados, son muy enormememente amplias nuestras posibilidades. También puede ser que nuestra vida y nuestra profesión tomen un rumbo nuevo y que nuestras hasta ahora reprimidas capacidades salgan de un tirón (voll zum Zuge kommen). Algo más sale algunas veces a la luz. Que una persona de nuestro pasado –aunque no sepamos nada de ésta- pueda tomar posesión de nosotros y pueda mostrar como suyas y no como nuestras, emociones, sobre todo emociones agresivas. Que una persona de nuestro pasado –aunque no sepamos nada de ésta- pueda tomar posesión de nosotros y que nuestras emociones, sobre todo emociones agresivas, resultan ser las suyas y no las nuestras. Aquí también se facilitará y será posible una solución por medio de las constelaciones familiares espirituales.

El Karma
Algo todavía que para muchos parece extraño  aunque también sale a la luz en las constelaciones familiares espirituales. En las constelaciones familiares espirituales nuestro representante cambia y a veces cambiamos nosotros mismos, cuando inmediatamente somos arrastrados a una vida anterior. Sobre todo cuando en aquel entonces algo quedó inconcluso y hace efectos como Karma. Por medio de las constelaciones familiares espirituales termina ese Karma. Cómo? Con amor, con aquel amor espiritual que completa todo, porque todo lo que se desvió lo recupera y lo inconcluso lo completa con amor.
La otra dimensión.
En los últimos tiempos se muestra a veces en las constelaciones familiares espirituales un movimiento, el cual disuelve los límites de las constelaciones familiares. De pronto el representante y el grupo de participantes , aunque a veces este alcanza las cien personas, están implicados dentro de un movimiento que alcanza otras dimensiones. Todos son arrastrados por éste, sin que puedan hacer algo por evitarlo. Aquí se trata, por ejemplo, de movimientos que incluyen a todo un pueblo y con los que estuvieron en guerra. O se trata del trauma de guerras de exterminio que datan de hace mucho tiempo, como por ejemplo la invasión mongola. En ese movimiento irresistiblemente entra en acción un Karma que abarca a varios pueblos  y finalmente encuentra la paz. Constelaciones como estas no podemos desear o escenificar. Aquí entran en acción otras fuerzas espirituales. Pero siempre con un amor que abarca a todos, sanando y superando el pasado para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada