miércoles, 11 de febrero de 2015

Cecilia Böhl de Faber y Larrea (Berna, Suiza, 1796-Sevilla, 1877)

Novela realista con rasgos costumbristas de Fernán Caballero, seudónimo de Cecilia Böhl de Faber y Larrea (Berna, Suiza, 1796-Sevilla, 1877), publicada entre mayo y junio de 1849, como folletín, en El heraldo de Madrid. La novela había sido redactada en francés, y luego traducida por José Joaquín de la Mora. No fue publicada en libro hasta 1856.
En la primera parte atendemos el ascenso de una bella y encantadora joven, Gaviota, egoísta y caprichosa, en el pueblo gaditano de Villamar. En la segunda parte la acción se traslada a Sevilla y Madrid, donde será víctima de su hechizo y de su ciega entrega al mundo.
El cirujano alemán Fritz Stein es hijo de un profesor de una pequeña ciudad de Sajonia. En el año 1836, en su viaje a España para agregarse al ejército de Navarra en calidad de cirujano, coincide en el barco con el poderoso duque de Almansa. La guerra española enfrenta a carlistas e isabelinos. Nada sabemos de su estancia en el ejército, que solo parece vivir de pretexto. Lo encontramos dos años después, herido y sin dinero, en Villamar, donde es recogido por los guardianes de un antiguo convento. El fiel padre Gabriel, que sigue de jardinero, la tía María, su hijo Manuel y don Modesto, un viejo comandante que espera la reconstrucción de su fuerte derribado, se ocupan de él y son sus amigos. Luego, con sus cuidados de médico, salva Stein de la muerte a la hija de un pescador, Marisalada, llamada La Gaviota por su vivacidad, su maravillosa voz y su carácter instintivo e inquieto, aunque su educación es huraña y brusca. Stein se propone enseñarle a leer y a escribir, y a desarrollar su extraordinaria voz. Es unos quince años mayor que la joven y se enamora de ella. Se casan. Después de algunos años de felicidad pasados en la tranquila vida aldeana, la Gaviota se revela como una niña egoísta y fría que solo mira su propio interés y no entiende el amor apasionado. Cuando Fritz presta un dFernán_Caballeroía sus cuidados de médico a un noble herido de una caída de caballo durante una partida de caza, reconoce en él al duque de Almansa, que había conocido en el barco. El duque les aconseja que se trasladen a Sevilla para realzar las cualidades profesionales de su amigo y la belleza de su admirable esposa. En la ciudad son acogidos en la sociedad del duque, entre nobles y poderosos, vinculados a las glorias de la antigua España, pura en sus costumbres y fiel a la religión y a la monarquía. Marisalada desvela allí su raro carácter, su deseo de entregarse a las pasiones que aconseja el instinto. Empieza por ser admirada su voz en representaciones teatrales, luego es cortejada por el propio duque, y finalmente cede a la nueva vida de fáciles triunfos. Después de una accidentada corrida, se encapricha de un famoso torero, Pepe Vera, y se convierte en su amante. Viaja después a Madrid, donde triunfa y llega a ser la cantante de moda. Fritz, traicionado en su honor, ve derrumbarse el mundo en que había creído hallar paz, se marcha a América y muere. Poco después Pepe Vera perece trágicamente. La Gaviota, solitaria, intenta en vano iniciar una nueva vida y no tiene más remedio que volver a su aldea. Le hacen el vacío. Un antiguo pretendiente, Ramón Pérez, vulgar barbero pobre y memo, al que siempre ha despreciado, se casa con ella. Tendrán dos hijos, pero ese mezquino matrimonio no le proporcionará sino la posibilidad de terminar sus días en un amargo desengaño, en una vida miserable alimentada por un  corazón duro y calculador.CA00111603
Marisalada sufre una calamidad tras otra por no haberse resignado al modo de vida sencillo e ingenuo al que parecía estar destinada por la naturaleza, pero representó también en su momento la encarnación de una mujer rebelde y desafiante que defiende su libertad. Nublada esta primera intención se interesa la escritora por recoger con colorismo y naturalidad y gracia el ambiente andaluz: vida rural, vestimenta, bailes, canciones, refranes, dichos, acertijos…En aquel pueblo reina la virtud, mientras que el proceso de degradación se acentúa cuando aparece la ciudad: Sevilla es peligrosa, pero mayores son las tentaciones y perversidades de Madrid, donde la acción deja de ser costumbrista. Defiende la autora, y exalta, esa vida campesina, donde ve representados los valores humanos que corren el peligro de desaparecer desplazados por el progreso. Hay, sin embargo, un escaso desarrollo o caracterización en los personajes y la exploración social resulta parcial, centrada en los tipos de origen pueblerino y en la aristocracia sevillana. Concede la autora un destacado lugar a la galería de pretendientes  y enamorados de Marisalada y por allí desfilan el platonismo de unos, la honradez de otros y también la vulgaridad. La novela ha recibido grandes elogios por ser pionera en el gran movimiento narrativo de la segunda mitad del siglo XIX, el realismo, aunque no faltan en ella elementos románticos (descripción de la tempestad marina en el primer capítulo o glosa del convento en ruinas del cuarto) y costumbristas, propios de los movimientos literarios anteriores, aunque también algunos elementos folletinescos como la división de personajes en buenos y virtuosos y malos y viciosos. Aunque la obra ha superado con garbo el paso del tiempo, el lector actual puede sentirse envuelto en un remilgado sentimentalismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada